Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Estás en:
  1. Ciudadanía
  2.  
  3. Salud
  4.  
  5. Salud ambiental
Salud

Hola, soy Osane

¿Te ayudo a encontrar lo que buscas?

cerrar

Asistente virtual

Hola, soy Osane
¿Te ayudo?

Imagen de Osane pensando
Powered by anboto
Formula tu pregunta a Osane

on
debug
Cumple:

Campos electromagéticos

La exposición a campos electromagnéticos (CEM) es intemporal y universal ya que en el medio en que vivimos este tipo de campos abundan de forma natural. Los campos eléctricos que se producen por la acumulación de cargas en zonas de la atmosfera por efecto de las tormentas y el campo magnético que crea la tierra son ejemplos de campos de origen natural. Los CEM creados de forma artificial son también abundantes, los electrodomésticos en las viviendas, los sistemas de transmisión y distribución de electricidad etc.

En los últimos años, el rápido desarrollo de tecnologías de telecomunicación por radiofrecuencias y microondas ha generado en la comunidad científica gran debate sobre los efectos en la salud derivados de la exposición a los CEM. El primer estudio que asocio los CEM con leucemia en niños se realizó en el año 1979, desde entonces se han realizado multitud de estudios sobre CEM de muy baja frecuencia y su asociación con distintos efectos en la salud.

Recomendaciones

Lámparas de bajo consumo
  • Para reducir la exposición a las radiaciones UV y a los campos eléctricos, mantener una distancia de 30 cm a las lámparas.
Cocinas de inducción
  • Adaptar el ancho de la cazuela a la zona de cocción. No utilizar cazuelas pequeñas en una zona grande, por el contrario cubrir totalmente la zona de cocción con cazuelas que tengan el diámetro adecuado. Colocar siempre la cazuela en medio de la zona de cocción.
  • Es imprescindible utilizar cazuelas concebidas especialmente para garantizar la transferencia de energía eficaz de la cocina a la cazuela. Estas cazuelas son designadas por los fabricantes como apropiadas para las cocinas de inducción.
  • Se puede reducir de un modo importante la exposición a los campos magnéticos manteniéndose a una distancia de 5-10 cm de la cocina.
  • No utilizar utensilios de cocina de metal para evitar el flujo de las corrientes a través de su cuerpo.
Horno microondas
  • Consultar las instrucciones y prescripciones de seguridad contenidas en el modo de empleo.
  • Vigilar la limpieza del cuadro de la puerta y de las juntas de estancamiento, y controlar el buen funcionamiento de los sistemas de cerrado de la puerta, la estanquidad y el buen estado del cuerpo del aparato. No utilizar en ninguna circunstancia aparatos defectuosos.
Teléfono móvil
  • Para reducir la exposición, se aconseja seguir las precauciones siguientes:
    • Utilizar un teléfono con un valor SAR (Specific absorption rate - Tasa de absorción específica) bajo.
    • Ser breve en las conversaciones o utilizar SMS.
    • La utilización de un kit manos libres con un emisor Bluetooth con poca emisión permite reducir la carga absorbida por la cabeza.
    • En la medida de lo posible telefonear solo cuando la cobertura sea buena.
  • Información suplementaria:
    • No usar el móvil si está conduciendo, aunque disponga de un kit "manos libres" ya que aumenta el riesgo de accidentes.
    • Cuidado con los llamados "accesorios anti-radiación" ya que pueden alterar la calidad de la comunicación y entrañar un aumento de exposición.
    • Los portadores de implantes médicos activos deben respetar una distancia de 30 cm entre el móvil y el implante.
Teléfono inalámbrico
  • Mantener una distancia de 50 cm entre la estación de base (DECT) y los lugares de estancia prolongada como sitios de reposo o trabajo.
  • Si pasa mucho tiempo hablando por teléfono, utilizar un teléfono con hilo o auriculares. Es importante tener en cuenta que existen teléfonos con hilo que utilizan también la tecnología DECT y que por lo tanto emiten radiaciones.
  • Existen en el comercio teléfonos con tecnología DECT con radiación débil. También existen modelos que no emiten radiación cuando el teléfono está colgado y otros que emiten radiación muy reducida cuando la ligazón entre la base y el aparato es de buena calidad.
WLAN (Red local inalámbrica)
  • Encender la red WLAN solo cuando sea necesario. Es importante apagar la función WLAN en el portátil, ya que si no el ordenador no cesa de buscar la red, lo que provoca radiaciones suplementarias y vacía la batería.
  • No sostener el ordenador portátil contra el cuerpo mientras la red WLAN esté conectada.
  • Instalar los puntos de acceso a un metro de los lugares de trabajo, de estancia o descanso si estos están ocupados durante periodos largos.
  • Colocar el punto de acceso de manera central para que todos los aparatos conectados tengan una buena recepción.
  • El emisor WLAN solo puede utilizarse con la antena que ha aportado el fabricante. Si la antena no se corresponde con el emisor, la potencia de emisión máxima autorizada puede superarse.
Interfono para bebés
  • Colocar el interfono por lo menos a un metro de la cama del niño.
  • No utilizar los aparatos que emitan constantemente, Regular el modulo del bebé sobre el modo "puesta en marcha automática con la voz" o "VOX".
  • Si el interfono esta conectado con un adaptador, tener en cuenta que el adaptador se encuentre al menos a 50 cm de la cama del niño.

Preguntas frecuentes

¿Qué son los campos electromagnéticos (CEM)?

Son una combinación de ondas eléctricas y magnéticas que se desplazan simultáneamente a la velocidad de la luz. Se definen como una radiación, que es equivalente a decir que es energía transmitida por ondas. Se caracterizan fundamentalmente por su frecuencia y su correspondiente longitud de onda. Estas dos características están directamente relacionadas entre sí: cuanto mayor es la frecuencia, más corta es la longitud de onda. La frecuencia es el número de ondas que pasan por un punto en la unidad de tiempo y se mide en hertzios (ciclo por segundo). La longitud de onda es la distancia entre una onda y la siguiente.
La diferencia fundamental entre unas radiaciones electromagnéticas y otras en su frecuencia: cuanto mayor sea la frecuencia, mayor es la cantidad de energía que se transporta.
Algunas ondas electromagnéticas transportan tanta energía que son capaces de romper los enlaces entre las moléculas (ionización) y producir cambios en las células. Los rayos X y los rayos gamma que emiten los materiales radioactivos tienen esa capacidad y se conocen como radiaciones ionizantes.
Los campos electromagnéticos que son demasiado débiles para romper los enlaces moleculares se conocen como radiaciones no ionizantes. En este grupo están las ondas de baja frecuencia como las microondas, las ondas de radio, etc...
De ahora en adelante cuando indiquemos CEM nos referiremos a los no ionizantes.

¿Dónde se originan los CEM?

En el medio en que vivimos hay CEM por todas partes, los hay naturales y otros fruto del desarrollo tecnológico. La mayoría son invisibles para el ojo humano, aunque también hay visibles como el arco iris. Se producen campos eléctricos por el depósito de cargas eléctricas en determinadas zonas de la atmósfera por efecto de las tormentas. El campo magnético terrestre provoca la orientación de las brújulas en dirección Norte-Sur y los pájaros y los peces lo utilizan para orientarse.
La demanda de energía eléctrica, las tecnologías inalámbricas y los cambios sociales y laborales han hecho que en los últimos años se haya producido un gran aumento de los CEM. Todos estamos rodeados de un entramado de campos eléctricos y magnéticos en el hogar y en el trabajo.

¿Cuáles son los dispositivos que producen CEM?

Los CEM se dividen en tres tipos según la frecuencia. Los campos eléctricos y magnéticos de frecuencia extremadamente baja los producen las líneas de alta tensión y los aparatos electrodomésticos habituales como la nevera, secador de pelo etc.
Los campos de frecuencia intermedia los producen principalmente aparatos como las pantallas de ordenador, los dispositivos antirrobo y los sistemas de seguridad.
Por último los de alta frecuencia o radiofrecuencia, son la radio, la televisión, antenas de telefonía móvil, teléfonos móviles e inalámbricos, el Wi-Fi, bluetooth y los hornos microondas.

¿Las líneas de alta tensión son perjudiciales para la salud?

Con el conocimiento existente actualmente no existe un consenso sobre efectos en salud y exposición a CEM, no obstante la IARC (Agencia Internacional para la investigación del Cáncer) ha clasificado los campos magnéticos de frecuencia extremadamente baja (líneas de alta tensión, aparatos electrodomésticos como neveras, secadores de pelo etc.) como posibles cancerígenos para humanos (Grupo 2B). Esto quiere decir que actualmente no hay pruebas concluyentes de que la exposición a CEM de baja frecuencia pueda causar cáncer.
Los campos eléctricos más intensos presentes en nuestro entorno se producen en los lugares situados bajo las líneas eléctricas de alta tensión. Por el contrario, los campos magnéticos de frecuencia de red más intensos se encuentran normalmente en puntos muy próximos a motores y otros aparatos eléctricos, así como en equipos especializados para generar imágenes para el diagnóstico médico.

¿Las antenas de telefonía móvil emiten campos electromagnéticos?

Sí. La telefonía móvil utiliza la energía de las radiofrecuencias para transportar la información, al igual que lo hace la televisión y la radiodifusión. Las antenas son similares a las que se utilizan en TV y radiodifusión.
Cuanto más cerca se encuentre el móvil de la antena mejor será la cobertura y menor será la potencia que tienen que emitir el teléfono y la antena para establecer la conexión.

¿Puede afectar a mi salud vivir cerca de una antena?

No existe evidencia científica de que las antenas, dentro de los límites de emisión establecidos por la legislación, provoquen efectos perjudiciales para la salud.
Además, las ondas emitidas por las antenas se propagan de forma casi paralela al suelo, no emiten hacia abajo, por lo que vivir en el mismo edificio donde esta la antena no supone una exposición adicional.

¿Qué controles tienen las antenas de telefonía móvil?

El RD 1066/2001 (basado en la Recomendación Europea 1999/519/CE de 28 de septiembre), establece las medidas de protección sanitaria frente a emisiones radioeléctricas. Antes de autorizar la instalación de una antena el Ministerio de Industria exige un estudio al promotor teniendo en cuenta los niveles previos a la colocación de la antena. Antes de que la instalación entre en funcionamiento es inspeccionada por el Ministerio de Industria para comprobar que se cumple lo indicado en el proyecto. Además, anualmente los operadores tienen que presentar medidas para comprobar que se sigue cumpliendo la normativa. Todos los datos de emisiones de las antenas se publican en la página web del Ministerio. En general el margen de cumplimiento de los límites es muy grande y los niveles medidos están, de media, unas 1.200 veces por debajo del máximo permitido.
Página web del Ministerio
Es imprescindible autorización municipal para que empiecen a funcionar.

Qué controles tienen los teléfonos móviles?

Los fabricantes de los móviles tienen la obligación de demostrar que cumplen los requisitos de la Directiva Europea y de informar del nivel de SAR de sus productos. El SAR indica la energía que puede ser absorbida por el cuerpo. Cada teléfono tiene su nivel de SAR.
El nivel máximo de SAR es de 2 W/Kg y debe ser comprobado mediante protocolos internacionales de medida de obligado cumplimiento para todos los fabricantes de teléfonos móviles. Para consultar el nivel de SAR de cada aparato consultar la página: www.mmfai.org

¿Cómo afecta el uso del móvil a la salud?

Los resultados de estudios realizados hasta la fecha indican que no existe evidencia científica de efectos perjudiciales en la salud por uso del teléfono móvil.
El principal efecto por exposición a teléfonos móviles es el calentamiento de los tejidos (efecto biológico), pero la exposición a estos aparatos es tan baja que el calentamiento que produce es insignificante.
Los efectos biológicos dependen del SAR, del tiempo que se utiliza el teléfono y de la distancia a la antena más cercana.

¿El uso de teléfonos móviles puede producir cáncer?

Con el conocimiento actual no existe evidencia de relación causal entre el uso de móviles y el desarrollo de ningún tipo de cáncer. No obstante, la IARC (Agencia Internacional para la investigación del Cáncer) ha clasificado los CEM de radiofrecuencias (móviles, WIFI etc.) como posibles cancerigenos para humanos (Grupo 2B).
Actualmente se mantiene la investigación con numerosos estudios cuyo objetivo es determinar si podrían producirse efectos en la salud menos evidentes a niveles de exposición muy bajos.
Estos estudios se dirigen fundamentalmente a la investigación del cáncer de cerebro ya que este dispositivo se utiliza muy cerca de la cabeza.

¿Es perjudicial para la salud pasar tiempo en un local con WI-FI?

La exposición a radiofrecuencias de las tecnologías inalámbricas en lugares de acceso público (incluidos hospitales y escuelas) suele ser miles de veces inferior a los límites establecidos por las normas internacionales. Si las redes locales se mantienen por debajo de los valores límite en vigor no se puede concluir que sean un riesgo para la salud.
La exposición a radiofrecuencias de Wi-Fi es más baja que la de los teléfonos móviles, solamente seria similar en el caso de proximidad a las antenas de punto de acceso de los sistemas. La exposición a estos sistemas disminuye mucho con la distancia a la antena.

¿Cómo sabemos que estamos protegidos de los CEM?

Existe normativa para las radiofrecuencias que se basa en trabajos de investigación de expertos en Europa. El cumplimiento de la normativa esta garantizado por las inspecciones de industria en el caso de las antenas y por los controles de fabricación en el caso de los móviles.

¿Qué puedo hacer para disminuir la exposición a los CEM?

Ver las recomendaciones


Euskadi, bien común