Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Cuida tu corazón

Recomendaciones sobre la toma de medicación en la Insuficiencia Cardiaca

El uso de pastillas es imprescindible en el tratamiento de la Insuficiencia Cardiaca.

 

RECUERDE. Las medicinas no sólo mejoran los síntomas, sino que pueden prevenir el empeoramiento de su enfermedad, así que, aunque pueda respirar sin dificultad y este realizando una vida normal, deber seguir tomando la medicación tal y como le ha indicado el médico.

 

 

Alivian los síntomas cuando se produce la sintomatología en los periodos de “descompensación” y se ha demostrado que hay fármacos que consiguen estabilizar o mejorar la fuerza del corazón, siendo beneficiosos para el paciente.

 

La mayoría de las personas con Insuficiencia Cardiaca necesitan varios medicamentos para obtener los mejores resultados.

 

Sabemos que la medicación puede conseguir que el paciente respire mejor, con menos dificultad, retenga menos líquidos y este menos hinchado, ingrese en menos ocasiones e incluso las medicaciones pueden alargar la vida.  

 

 

 

Además de las pastillas, su corazón necesita que deje de fumar o beber en exceso, realice paseos frecuentes, adelgace sí tiene obesidad, que coma con poca sal y sano, junto a que cuide su presión arterial.

 

Cada persona con Insuficiencia Cardiaca toma la medicación ajustada a las necesidades de ese momento, que pueden ir cambiando a lo largo del tiempo, (en un momento se puede necesitar medicación para orinar mas cantidad y en otro momento, lo que necesita es medicación para bajar la presión arterial o las pulsaciones).

 

En ocasiones, puede que le indiquen un tratamiento cambiante a lo largo de los días y un poco complicado. Incluso puede que cambien el nombre y el color de la caja y la pastilla, según cual le entreguen en la farmacia.

 

Piense que se ha adaptado el tratamiento a lo que Usted necesita, por lo que cada vez que se realiza un cambio en la medicación, apúntelo claramente y al recoger las medicaciones compruebe que la forma en que lo va a tomar se ajusta a lo que le dijeron.

 

Confirme la medicación en la farmacia y cuando le hagan las recetas de crónicos en su centro de salud. Lleve los medicamentos que toma (o los cartoncitos recortados o apuntados los nombres) a las visitas de revisión.

 

Si se encuentra mal a pesar de tomar la medicación como le ha recetado el médico, es imprescindible decirlo a su médico o enfermera. 

 

En ocasiones, lo que nota puede no deberse a la enfermedad y estar provocado por la medicación. Los efectos que provocan las pastillas que no eran los que buscaba el médico al indicarlas es lo que llamamos “efectos secundarios de la medicación”, que hay que valorar sí son transitorios (en ocasiones únicamente aparecen al principio). Los efectos secundarios afectan de forma diferente a cada paciente y hay que valorarlos junto al efecto beneficioso que pueden tener para la enfermedad.

 

Para evitar los efectos secundarios, en ocasiones es suficiente modificar la cantidad del medicamento, cambiar la hora en la que se toma y en otras ocasiones, puede ser necesario sustituir o retirar la pastilla por completo.

 

Las visitas que realiza de revisión de su enfermedad crónica, entre otras cosas, sirven para valorar como está tolerando y cómo reacciona la medicación en su cuerpo.

 

Las medicaciones pueden provocar alteraciones que pueden ser detectados en los análisis de sangre, por lo que habitualmente será necesario realizar una determinación anual o cuando se note alguna alteración, coincidiendo con sus visitas de revisión. Si comunica al equipo de profesionales que le atiende lo que usted nota cuando acude a las visitas, probablemente podrán ajustar la medicación para intentar que se encuentre mejor.

 

Comente con su médico los posibles cambios y el motivo de seguir tomando las pastillas cuando haga las visitas de seguimiento.

 

Los errores en la toma de la medicación y los olvidos son muy frecuentes, todos tenemos que estar pendientes para intentar evitarlos:

 

  • Informe que tiene Insuficiencia Cardiaca y la medicación que toma a los médicos o enfermeras que no le conocen y siempre que acuda a un centro sanitario (servicio de urgencias, dentista). También es importante que lo conozcan sí adquiere productos de parafarmacia (dietética, herboristería, etc.).
  • Su médico del centro de salud conoce su historial, pero manténgale informado de cualquier asistencia o atención que le hayan dado. Recuerdea su médico su estado de salud, siempre que realice un cambio en su medicación. 
  • Haga una lista con las medicinas que toma, la dosis y la hora. 
  • Ponga la lista en un lugar visible (con un imán en la nevera) y haga una lista en pequeño para llevar siempre con Usted (cartera), especialmente en los desplazamientos y en los viajes. 
  • Actualice las listas con los cambios
  • En el momento del cambio y en la farmacia confirme que va a seguir exactamente las indicaciones que le ha marcado su médico. 
  • Puede intentar utilizar una alarma o algún tipo de aviso. Las personas que viven con usted también pueden ayudarle a no olvidar la medicación.

 

Para no olvidar de tomar pastillas es aconsejable que utilice una caja marcada en la que se van distribuyendo las pastillas por días y tomas, los clásicos pastilleros actualmente pueden ayudarle a recordar el día y la hora del día en que debe tomar la medicación. Pída a un familiar o amigo que le ayude a rellenarla sí fuera necesario.  

 

  • Lleve la medicación necesaria en los viajes. Lleve la medicación con Usted, evite que pueda dañarse con la temperatura o perderse. En caso de viajar en avión, no deje los medicamentos en el equipaje facturado.

 

En resumen, las medicinas en la Insuficiencia Cardiaca se toman incluso si se encuentra bien.

 

Fecha de la última modificación: 24/07/2012

Euskadi, bien común