Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Cuida tu corazón

Ejercicios en la Insuficiencia Cardiaca

Estas son unas recomendaciones generales para una persona que tiene o ha tenido una enfermedad del corazón (sufre una cardiopatía). Podrían ser de utilidad para las personas que han tenido episodios de Insuficiencia Cardiaca, han padecido un infarto de miocardio o si tiene una enfermedad de las válvulas del corazón. Son explicaciones de tipo general que le pueden servir de orientación. En caso de duda, o para mas detalles, consulte en su Centro de Salud a los Profesionales que le atienden habitualmente.


Ejercicios después de un ingreso por Insuficiencia Cardiaca o Infarto


Una vez de alta, en su domicilio habitual es conveniente que no esté en reposo continuo. Evite tiempos prolongados en la cama y comience a movilizarse al sillón o con ayuda pequeños desplazamientos. Por otra parte, debe dormir al menos 8 horas e intente descansar 1 o 2 horas después de la comida principal.

 

Si se encuentra muy débil, durante el ingreso ha permanecido en la cama muchos días o el ingreso ha sido prolongado, ha podido producirse una atrofia muscular o debilitamiento general que es necesario recuperar con su colaboración. En este caso, los primeros días no salga de su domicilio. Se tiene que levantar de la cama o el sofá “poco a poco”, realizar paseos por el pasillo y al cuarto de baño y aumente de forma gradual los paseos en su domicilio. Evite salir a la calle sin compañía hasta que se encuentre con fuerzas suficientes.

 

Si en el hospital paseaba sin dificultad por el pasillo y comienza a movilizarse en su casa sin síntomas, salvo que le hayan indicado lo contrario, podría salir a la calle al día siguiente de llegar a su domicilio. Tenga precaución si tiene escaleras o cuestas (en este caso aumente la actividad en casa, antes de salir). Cuando salga a pasear a la calle, vaya cuesta abajo hasta una zona llana y vuelva en metro o autobús, evitando subir cuestas. Los primeros días se recomiendan paseos suaves, que no le provoquen fatiga, de unos 15 minutos de duración descansando y reanudando de forma suave.

 

Cuando vaya de paseo, al menos durante las primeras semanas, evite las horas de calor o de frio. Elija trayectos llanos sin cuestas y con posibilidad de sentarse si se encuentra cansado.

 

Si no presenta fatiga ni mareo, intente ir aumentando el tiempo de paseo, comenzando siempre despacio. Es mejor estar más tiempo paseando suave que realizar esfuerzos intensos. Evite levantar pesos los primeros días.

 

Al de un mes de haber sido dado de alta o de encontrarse bien después de un ingreso, siempre que sea capaz de pasear sin dificultad durante una hora, podría comenzar a realizar deportes suaves (como realizaba anteriormente al ingreso), como andar en bicicleta en llano o bicicleta estática sin resistencia (números bajos de la rueda y pedaleo que no precisa fuerza) o incluso acudir al polideportivo o a la gimnasia de mantenimiento.

 

 

Los días que haga mal tiempo o le impidan sus obligaciones salir de casa, procure mantenerse activo y hacer ejercicios en su domicilio

 

Recomendaciones de ejercicio para los pacientes con enfermedad cardiaca


Recuerde que durante todo el tiempo que pasea o camina o realiza ejercicio, debe ser capaz de hablar o cantar una canción sin dificultad (no le tiene que cortar la respiración).

  • Salga de su domicilio, todos los días que sea posible, con calzado y ropa cómoda. 
  • Adapte el ejercicio o la actividad a sus condiciones físicas. Si tiene alguna otra enfermedad (equilibrio, rodilla, cadera, etc.) consulte la conveniencia de hacer ejercicio. Habitualmente los paseos suaves son beneficiosos y lo más importante es que se mantenga activo. Si le puede ayudar, utilice bastón o intente ir acompañado y elija trayectos fáciles (sin escaleras, ni cuestas).
  • No todos los días son iguales: Unos días va a encontrarse más cansado que otros. No compita. Programe el tiempo con tranquilidad. Al menos dedique al paseo una hora de tiempo.
  • Evite todo aquello que al realizarlo le provoque fatiga o ahogo. Pare cuando lo vea necesario.
  • Realizar de forma regular ejercicios de estiramiento o gimnasia de mantenimiento puede ser muy beneficioso.
  • Si vive en un piso con tramos de escaleras, no los suba seguidos. Pare a descansar en cada piso, si sus condiciones son buenas cada dos pisos, pero no haga tramos más prolongados seguidos, se debe parar antes de que sufra el corazón y se provoque la fatiga o la angina.
  • Si aprovecha para hacer alguna compra, las primeras semanas de la enfermedad no cargue pesos superiores a 2 Kilos. En los siguientes meses puede subir el peso a transportar, según sus condiciones físicas, pero no pase de 3 o 5 Kilos y siempre que no le provoque fatiga, dolor en el pecho o palpitaciones.
  • Si es por la mañana, es preferible que comience a pasear una hora después de desayunar. Por la tarde, salga a partir de dos horas de comer. 
  • Nunca haga esfuerzos en ayunas o si no ha descansado adecuadamente o si está notando que empieza a retener líquidos.
  • Cuando salga a pasear, es mejor que lo haga con las medicaciones tomadas.
  • Si es diabético, lleve unas galletas o un zumo, para tomar si tiene un bajón de azúcar o se prolonga el ejercicio. Las bajadas de azúcar es más probable que aparezcan si se ha realizado recientemente un cambio en su medicación, si ha perdido peso o si realiza un ejercicio más prolongado o más intenso que el habitual. Si presenta bajones de azúcar repetidos debe consultarlo con su médico o enfermera.
  • Especialmente si hace calor, beba agua durante y después del ejercicio (Uno o dos vasos de agua, pero recuerde que medio litro de agua es suficiente, salvo que Usted sude mucho o haga mucho calor).
  • Intente ir realizando poco a poco  trayectos más largos cada semana.
  • Siempre que vaya viendo que el ejercicio le sienta bien puede aumentar la distancia a pasear. Pero recuerde que los incrementos deben hacerse de forma progresiva (aumente 300-500 metros en las distancias que va realizando o 5/10 minutos de tiempo cada semana).
  • Lo mejor es tener una referencia y conocer las distancias que realiza. Puede servirle de ayuda el utilizar un podómetro (que le permite contar los pasos que realiza y por lo tanto calcular las distancias). Póngase unos objetivos que vaya realizando pero poco a poco.
  • Hay personas que realizan el ejercicio con un pulsómetro, (que permite medir el pulso o ritmo cardiaco que se tiene en cada momento). Hay diferentes modelos, actívelo cuando empieza a realizar el ejercicio para controlar tanto el tiempo que está andando, así como la frecuencia cardíaca máxima que alcanza. Consulte en su centro de salud si puede ser útil para usted.
  • Según pase el tiempo desde el infarto o la insuficiencia cardiaca puede que se encuentre con fuerzas y ganas de realizar todo tipo de actividad. Si realiza ejercicio regularmente su condición física general será mejor y podrá hacer mayores esfuerzos encontrándose bien. Debe recordar que cargar pesos importantes o empujar objetos no se consideran ejercicios saludables, y que es mejor que los evite.
  • Si presenta fatiga, mareo o dolor en el pecho, baje el ritmo del paseo y busque un lugar donde sentarse. No reanude la marcha hasta que se encuentre totalmente recuperado. Si esto se repite en los paseos que realiza debe consultarlo con su médico (es importante que recuerde lo que ha notado y con qué intensidad de ejercicio).
  • Si no se recupera de la fatiga o del dolor en el pecho al parar la actividad o empeora a pesar de sentarse, avise a un familiar, pida ayuda o llame al 112.

 

Fecha de la última modificación: 18/04/2013

Euskadi, bien común