Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Cuida tu corazón

Prevención de la Insuficiencia Cardiaca

Aunque  uno puede pensar que la “Insuficiencia Cardiaca” es una enfermedad imprevisible e irreversible, esto no es verdad.

 

Es cierto que es una enfermedad crónica (que va a durar mucho tiempo) y que en pocas ocasiones se cura totalmente. Pero existe la posibilidad de prevenir el mal funcionamiento del corazón y de mejorarlo una vez que se ha producido.

 

La “Insuficiencia Cardiaca” habitualmente no está producida por una única causa, (no es como una infección en la que el motivo de su aparición es una bacteria o virus).  En la aparición de la Insuficiencia Cardiaca sabemos que intervienen múltiples causas y factores determinantes.  

 

 

Las personas que han tenido (recientemente o hace años) una enfermedad cardiaca es más probable que sufran Insuficiencia Cardiaca.

 

 

 Las enermedades cardiacas que más frecuentemente la provocan son:

  • Haber padecido un infarto de miocardio (especialmente sí ha sido grande).
  • Las enfermedades de las válvulas cardiacas.
  • Los corazones grandes o dilatados.
  • Los corazones que sufren de arritmias frecuentes.
  • Las enfermedades cardiacas de nacimiento (congénitas).

 

Existe una enfermedad que provoca la debilidad progresiva del corazón, es la “miocardiopatía”, su causa es desconocida y variable de unas personas a otras.

 

No producen Insuficiencia Cardiaca los “soplos” cuando han sido valorados y no se asocian a enfermedad cardiaca (los llamados “soplos funcionales”), tampoco son causa los Extrasistoles, que son una arritmia leve muy frecuente.

 

En la aparición de Insuficiencia Cardiaca puede haber unos condicionantes personales (una predisposición personal probablemente de origen genético, una mayor probabilidad de padecer la enfermedad heredada de la familia). La Insuficiencia Cardiaca no se considera una enfermedad hereditaria, no siempre que la han sufrido los padres la tienen los hijos, aunque puede ser mas probable su aparición. Es cierto que en la aparición de la Insuficiencia Cardiaca intervienen algunos genes, que no están totalmente identificados, por lo que de momento, no es posible identificarlos con análisis y no es posible saber con antelación esta tendencia de la persona.

 

A la enfermedad cardiaca o a esta tendencia individual, se le suelen añadir unos factores que son los que determinan su aparición (es posible que una persona tenga la predisposición por tener la lesión en el corazón o los genes heredados familiares, pero si no se asocia a los factores favorecedores no aparece la enfermedad).

 

Favorecen la aparición de Insuficiencia Cardiaca en las personas predispuestas:

  • La edad avanzada,
  • La tensión arterial elevada,
  • La enfermedad vascular (que se estropeen las arterias de nuestro cuerpo),
  • El consumo de alcohol, tabaco y cocaína.
  • La presencia de azúcar elevada en la sangre o diabetes,
  • El realizar poco ejercicio con una vida muy sedentaria
  • La obesidad o sobrepeso.
  • Comer con mucha sal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existen personas que sufren Insuficiencia Cardiaca y no sabemos el motivo por el que la enfermedad aparece, no identificamos los factores favorecedores. Cuando no encontramos ninguna causa, se considera que puede ser la enfermedad del músculo cardiaco (la  miocardiopatía). Pero siempre, hay que intentar identificar posibles causas (como determinar si la causa puede ser el beber alcohol en exceso o tener la presión arterial alta), ya que sí se evita o corrige la causa (se deja de beber alcohol o se controla la tensión), es posible que el músculo cardiaco se recupere, coja fuerza y se pueda controlar mejor la Insuficiencia Cardiaca.

 

En todas las personas es importante y posible prevenir la aparición de Insuficiencia Cardiaca.

 

Esta prevención se consigue, evitando los factores favorecedores de Insuficiencia Cardiaca.

 

Cuando identificamos factores individuales que pueden favorecer la aparición de Insuficiencia Cardiaca, en etapas previas a que la enfermedad aparezca (por ejemplo el haber sufrido un infarto cardiaco de gran tamaño, tener el corazón hipertrófico o dilatado, etc.), se puede intentar prevenir la enfermedad.  

 

 

En presencia de estos corazones que sabemos que pueden sufrir Insuficiencia Cardiaca, hay medicaciones que pueden proteger y ayudar al bombeo del corazón. Por lo tanto, es posible que se le indique un estilo de vida, unas precauciones y unas medicaciones sin haber sufrido Insuficiencia Cardiaca, pero por reconocer unas condiciones que avisan de su posible aparición. Sabemos que existen medicaciones y que el tomar los tratamientos indicados precozmente, antes de sufrir Insuficiencia Cardiaca, cuando se realiza el diagnostico del estado del corazón deteriorado puede prevenir la aparición de la enfermedad.

 

CONSEJOS:

  • Un adecuado seguimiento y control de la tensión arterial y la diabetes,
  • Evitar engordar,
  • Control del estrés 
  • Realizar un ejercicio o actividad saludable durante toda la vida, siendo constante.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco habitualmente.
  • No tomar otros estimulantes,

 

Todos ellos, puede prevenir y mejorar la evolución de la insuficiencia cardiaca.

 
Fecha de la última modificación: 24/07/2012

Euskadi, bien común