Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Cuida tu corazón

Síntomas de alarma: Síntomas que avisan y que pueden servir para prevenir

La Insuficiencia Cardiaca puede aparecer de forma brusca (horas), pero lo habitual es que aparezca de forma progresiva, poco a poco, durante un periodo de días a semanas. En esta forma de aparición progresiva, los síntomas van apareciendo, lo que nos puede permitir identificarla y comenzar a actuar de forma precoz, evitando que llegue a ser más grave.

 

Si empieza a notar alguno de los siguientes síntomas, es que probablemente su Insuficiencia Cardiaca está comenzando a aparecer de nuevo (lo que llamamos una descompensación cardiaca). Para evitar que la descompensación progrese, necesita realizar algún cambio en su actividad o ejercicio, en la alimentación o en la medicación

 

RECUERDE: No olvide los síntomas que pueden avisarle de que está empeorando la Insuficiencia Cardiaca:  

 

 

  • Ganancia de peso rápida: 1 kilo en un día o más de 2-3 Kilos en una semana.
  • Hinchazón de pies, tobillos o piernas (queda el dedo marcado en la piel al apretar y es de mayor importancia por las tardes).
  • Puede notar que orina menos cantidad o más oscuro.
  • Cansancio, sensación de que no puede respirar bien y fatiga al realizar pequeños esfuerzos (subir una pequeña cuesta). No puede hacer los paseos que realizaba hace unos días.
  • Cansancio, fatiga o dificultad para respirar estando en reposo.
  • Sensación de falta de aire brusca al acostarse o durante la noche. Alivio utilizando almohadas o al incorporarse de la cama.
  • Tos persistente, pero de mayor intensidad por la noche.
  • Sensación de la inflamación del abdomen con malas digestiones o pérdida de apetito.

   

RECUERDE Es importante que esté atento a la reaparición de la insuficiencia cardiaca:

 

 

 

  • No tiene que notar todos los síntomas de alerta.
  • No todos los síntomas de alarma tienen que aparecer a la vez. Puede empezar con cansancio y tos nocturna y seguir con dificultad respiratoria.
  • En cada persona los síntomas de Insuficiencia Cardiaca pueden ser diferentes.
  • Los síntomas de Insuficiencia Cardiaca pueden ir apareciendo de forma progresiva.
  • En ocasiones, los síntomas de dificultad respiratoria o disnea se pueden confundir con bronquitis o catarro.
  • En cada persona suele repetirse la sintomatología de similar forma cada vez que reaparece la enfermedad, (si anteriormente le produjo tos por la noche e inflamación de los tobillos, probablemente la próxima vez se repetirán los mismos síntomas).


RECUERDE: Pregunte al equipo que le atiende por la Insuficiencia Cardiaca, en su caso concreto, como debe actuar ante la reaparición de su enfermedad.

 

Cuando está comenzando a descompensarse la Insuficiencia Cardiaca, hay una serie de medidas que pueden evitar el progreso y empeoramiento de los síntomas:

 

  • Reduzca la actividad o el ejercicio que realiza,
  • Reduzca la actividad o el ejercicio que realiza.
  • Coma con mínima cantidad de sal.
  • No beba más de 1-1.5 litros de líquidos al día (incluidas: sopa, leche, piezas de fruta).
  • No beba alcohol ni fume.
  • Si le ha dicho su médico que puede aumentar el tratamiento para orinar, suba el diurético (habitualmente Furosemida, la medicación que le hace orinar en mayor cantidad). Tome una pastilla más al día durante tres o cinco días.
  • Retire medicaciones que tome para el dolor de huesos, para el catarro o para la alergia (no tomar medicaciones efervescentes, antiinflamatorios, corticoides).
  • Realice el control diario de su peso (se tiene que pesar y apuntarlo).


     

Hay pacientes que conocen su peso cuando no tienen retención de líquidos (es lo que se conoce como “el peso seco” o “peso sin retención de líquidos”). Al pesarse todos los días, conociendo su peso seco puede detectar precozmente la retención de líquidos (cuando se retienen líquidos se sube de peso), incluso antes de que le provoque síntomas como ahogo. Al subir de peso, habitualmente a partir de una subida de 1 Kilo injustificado, se sube la cantidad de diurético (Furosemida) hasta recuperar “el peso seco”. Si necesita subir el diurético durante más de tres días es conveniente que acuda a su centro de salud. El que los propios pacientes controlen su peso y la dosis que necesitan de pastillas para orinar es lo que se conoce como el "Autocontrol del diurético". Consulte a su médico si usted podría realizar este ajuste del diurético.

 

 

RECUERDE. Pequeños cambios en su actividad, reduciendo la sal y subiendo el diurético (si le han confirmado en el centro de salud que puede hacerlo) puede evitar que progrese la Insuficiencia Cardiaca cuando comienza a descompensarse. 

 

 

Si con estas medidas sencillas se recupera de los síntomas (desaparece la fatiga y edemas) y alcanza el peso seco, puede no necesitar acudir a su centro de salud de forma urgente, pero debe avisar a su médico o enfermera en la próxima visita programada de los ajustes en el diurético que ha realizado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RECUERDE. Si presenta síntomas de alarma, pero haciendo menos ejercicio con menos sal y más diurético no mejora, debe acudir a su centro de salud para consultar a su médico de Atención Primaria. Debe adelantarse a que se encuentre peor y necesite acudir a un servicio de urgencias o ingresar.

Dejar evolucionar los síntomas de alerta sin tomar medidas adecuadas, tiene riesgo para usted, por el empeoramiento de la enfermedad.

 

 

 

RECUERDE. Sí presenta sensación de ahogo en reposo, dolor en el pecho, desmayo o fiebre alta, acuda a un servicio de urgencias.

 

 

 

Fecha de la última modificación: 16/04/2013

Euskadi, bien común