Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Estás en:
  1. Ciudadanía
  2.  
  3. Osasun Eskola
  4.  
  5. Infórmate sobre tu enfermedad
  6.  
  7. Cuida tu corazón
  8.  
  9. Sincope y parada cardiorespiratoria
Cuida tu corazón

¿Qué es el tratamiento anticoagulante?

Las personas que tienen más riesgo de que se formen trombos cardiacos (más posibilidades de que la sangre forme “bolitas”) tienen más posibilidades de que se produzcan embolias (que estas “bolitas” que se han formado salgan del corazón y obstruyan la circulación de la sangre). Esta formación de trombos se puede evitar mediante el tratamiento anticoagulante (que deja a la sangre con menor capacidad para formar “bolitas” y por lo tanto, previenen las embolias).

 

El fármaco anticoagulante más utilizado es el Sintrom. El Sintrom evita la formación de trombos, pero su efecto en cada persona es diferente y puede cambiar a lo largo del tiempo, por este motivo, se realizan unos controles que nos van indicando la dosis que necesitamos mediante la extracción de sangre o el pinchazo en el dedo y su análisis. Estos análisis periódicos es lo que se conoce como el Control de Sintrom. Los controles del Sintrom nos permiten conocer cómo se produce la coagulación de la sangre para ir ajustando la dosis necesaria en esa persona y en ese momento (van cambiando). En la actualidad hay unos nuevos medicamentos anticoagulantes que tienen un efecto similar al Sintrom sobre la sangre, pero que no precisan estos controles o extracciones de sangre periódicas.

 

Es aconsejable tomar el Sintrom una vez por día, siguiendo unas pautas que le van notificando en función del resultado de unos análisis o control del Sintrom.

 

El fármaco anticoagulante más utilizado es el Sintron. El Sintrón deja la sangre más líquida, pero su efecto en cada persona es diferente y puede cambiar a lo largo del tiempo, por este motivo, se realizan unos controles (extracción de sangre y análisis). Los controles del Sintron nos permiten conocer cómo se produce la coagulación de la sangre para ir ajustando la dosis necesaria en esa persona y en ese momento (van cambiando). En la actualidad hay unos nuevos medicamentos anticoagulantes que tienen un efecto similar al Sintron, pero que no precisan estos controles o extracciones de sangre periódicas. 

El Sintrom o los nuevos tratamientos anticoagulantes habitualmente se indican en las personas que sufren arritmias cardiacas (la arritmia mas frecuente es la fibrilación auricular) para prevenir la formación de trombos y que se produzca una embolia.

 

También puede estar indicado el tratamiento anticoagulante en los pacientes que son portadores de válvulas protésicas o reumáticas, en individuos que han sufrido un infarto extenso (grande) o si se tiene una coagulación aumentada de la sangre (tendencia a que la sangre forme trombos).

 

No deben tomar anticoagulantes las mujeres durante el embarazo (o durante el periodo que van a intentar quedarse embarazadas) por el riesgo de producir malformaciones en el niño.

 

Tampoco deben tomar anticoagulantes o tomarlo con mayor precaución las personas con sangrado activo (las personas que suelen sangrar) como por ejemplo si se tiene ulcera sangrante, sangrados frecuentes de nariz, ha sufrido una hemorragia cerebral, etc.). También deben tener cuidado con los anticoagulantes las personas que tienen alto riesgo de caídas (enfermedad del equilibrio o de la vista que le provoca caídas con golpes).

 

Los anticoagulantes tomados de forma incorrecta pueden tener más riesgo que beneficio (provocarte un sangrado grave y no evitar que se produzca el trombo), no debe comenzar a tomarlo la persona que no se va a comprometer a tomarlo correctamente (o que no van a poder acudir a los controles que son necesarios en el caso del Sintrom).

 

Para evitar errores con la medicación, lo más importante es que decida una hora que no se le vaya a olvidar y que pueda ser regular en la toma de la medicación. Se suele recomendar tomar el Sintrom, 1 ó 2 horas antes de la cena.

 

Deben tomar anticoagulantes con precaución aquellos que tengan antecedentes de sangrado grave, tomen más de 3 medicamentos (pueden ocurrir interacciones) o sufran caidas, cortes o traumatismos.

 

El tratamiento con pastillas anticoagulantes puede que tenga que tomarlo de forma transitoria o de forma crónica. El tratamiento anticoagulante puede indicarse por un tiempo limitado (durante un año por la trombosis de una vena o unos meses después de un infarto),  pero puede que se lo indiquen para tomar de tomar de forma crónica (una arritmia que no se va a quitar o una protesis en el corazón), es decir, previsiblemente salvo que le surja alguna causa de riesgo para tomar anticoagulante (como que presente un sangrado) no se le va a retirar el medicamento.

 

Las personas que toman anticoagulantes no tienen que automedicarse y siempre deben advertir a cualquier médico o profesional médico que le atienda de que toma una medicación anticoagulante. Con este tratamiento tiene más posibilidades de sangrar ante un procedimiento médico (una operación, una punción, una extracción dental, una inyección, etc.).

 

Además si le indican tomar nuevas medicaciones, pueden interaccionar con los anticoagulantes, por lo que siempre debe avisar cuando le van a realizar un cambio en la medicación.

 

Hay medicamentos que aumentan el efecto de los anticoagulantes y por lo tanto aumentan el sangrado (antiinflamatorios, antibióticos, antiagregantes) y otros medicamentos que reducen su efecto (favoreciendo la trombosis). Si necesita una medicación para quitar el dolor, debe tomar aquellos que tengan Paracetamol.

 

Si ha tomado una medicación con posible interacción con el Sintrom, es aconsejable realizar un control de Sintrom y comprobar cómo va la coagulación de la sangre en 5-7 días. Debe acudir a su médico y enfermera a consultarlo, pero si empieza a sangrar o a tener moraduras, acuda a urgencias.

 

 

Recuerde las precauciones que debe tener cuando toma anticoagulantes:  

  • Si se le olvida un comprimido, no tome el doble.
  • Por un olvido de tomarlo de un día aislado no se preocupe, aunque debe evitar los olvidos ya que la eficacia de la medicación se reduce y aumentan los riesgos.
  • Haga todo lo posible para evitar los olvidos (si tiene olvidos de forma repetida, no va a prevenir la formación de trombos).
  • Si comete la equivocación de no tomar o toma una dosis menor, tome la cantidad que le falta si no han pasado más de 4 horas respecto a la hora que debería haberlo tomado.
  • Si ha tomado una cantidad superior, si ha sido una equivocación y la dosis es un poco mayor de la habitual consulte con su médico en menos de 24 horas, pero si ha sido una dosis muy alta (por ejemplo por un intento de suicidio) debe acudir al hospital urgente, aunque la persona se encuentre bien.
  • Es aconsejable que lleve el control en un calendario o con un pastillero.
  • Aunque vaya a sacarse sangre (para el control de la anticoagulación o por otro motivo) no debe retirar la medicación.
  • Si le asocian una medicación nueva, no retire la medicación anticoagulante. Aunque siempre debe avisar que la esta tomando. 

Recuerde que en el efecto del Sintrom puede intervenir el tipo de alimentación que realiza y beber alcohol de forma habitual  y en exceso es especialmente malo para Usted. Los alimentos vegetales  son beneficiosos para su salud, pero pueden reducir el efecto del Sintrom (reducen la acción del Sintrom los alimentos con mucho contenido en clorofila, que son los de color más verde como espinacas o acelgas).  Se recomienda que tome verduras verdes de forma regular (tomar ensalada y verduras una o dos veces por día, pero sin grandes variaciones. No tomar unos días mucha verdura y otros días nada). Consulte con su médico, pero habitualmente un vaso de vino al día o una cerveza por día, podrá tomar sin problemas. Evite cantidades superiores.

 

Si acude a una extracción de sangre debe apretar la zona de la punción durante un ratito para evitar que sangre internamente (compruebe que no sangra y que no le sale un bulto para evitar el hematoma). Si le van a realizar una prueba con biopsia o una intervención quirúrgica puede ser aconsejable que retire el anticoagulante o Sintrom. Habitualmente se sustituye por Heparina, debe consultarlo con su médico o enfermera del Centro de Salud donde le realicen el Control de Sintrom.

 

Mediante la realización de un análisis de sangre se valora como coagula la sangre y se puede ajustar la dosis necesaria de medicación a cada persona. Se puede realizar este control del efecto del Sintrom con sangre de una vena o a partir de sangre capilar del pulpejo o yema del dedo.Ambos métodos son muy fiables. Habitualmente el control de Sintrom se realiza con el análisis de la sangre cada 4 o 6 semanas.

 

Los nuevos medicamentos anticoagulantes no requieren estos análisis repetidos de sangre, porque no se modifica su efecto por la alimentación ni por la mayoría de los medicamentos. Los nuevos anticoagulantes no deben asociarse a antiagregantes u otras medicaciones que afecten a la coagulación y los errores o no tomarlos de forma adecuada también tiene riesgos para la persona. También debe avisar al dentista o a cualquier profesional que le atienda de que los está tomando. Tambien debe tener precaución con las caidas y los golpes.

 

Recuerde, si precisa controles de sintrón con mayor frecuencia, es decir en periodos de tiempo más corto, porque está “inestable”: 

 

  • Revise que está comiendo la cantidad de verdura habitual.
  • Asegúrese de que no hay ninguna medicación nueva que puede ser la causa,
  • Compruebe que no se le está olvidando tomar las pastillas algunos días.
  • Que entiende bien la pauta o forma de tomar (no hay errores)

 Si ha realizado algún cambio, olvido o confusión en la semana anterior al control debe notificarlo a su médico o enfermera, para que lo tenga en cuenta cuando ajuste la medicación. Debe tomar su medicación habitual el día que acude al control.

 

Fecha de la última modificación: 22/04/2013

Euskadi, bien común