Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Estás en:
  1. Ciudadanía
  2.  
  3. Osasun Eskola
  4.  
  5. Infórmate sobre tu enfermedad
  6.  
  7. Cuida tu corazón
  8.  
  9. Sincope y parada cardiorespiratoria
Cuida tu corazón

Marcapasos

El corazón tiene que bombear la sangre a todo el cuerpo de forma rítmica y regular. El número de latidos del corazón tienen que ajustarse a las necesidades del cuerpo, más baja en reposo o dormido y más elevada con los esfuerzos, fiebre, ansiedad, etc.

 

Para conseguir latir el corazón de forma rítmica, tiene que tener una actividad eléctrica que se origina en el propio corazón. Una parte del corazón funciona como un interruptor que inicia la actividad eléctrica, y el corazón tiene unos cables a lo largo de sus paredes, que hacen que se transmita a todas las paredes del corazón la electricidad. Gracias a esta actividad eléctrica es posible  que todo el corazón se mueva a la vez, de forma coordinada. Esta actividad eléctrica y como se transmite es lo que podemos valorar mediante el electrocardiograma. 

 

¿Por qué se coloca un marcapasos?

 

El corazón puede perder la capacidad de generar el impulso eléctrico o puede no transmitir la actividad eléctrica a todo el músculo cardiaco de forma adecuada.  Cuando a un corazón le falla el impuso eléctrico, pueden bajar las pulsaciones (frecuencia cardiaca lenta o bradicardia) y la persona con este trastorno puede sentir fatiga, mareo brusco y fuerte o un desmayo o sincope.  

 

Los trastornos del ritmo cardiaco por una alteración del impulso eléctrico en el corazón, pueden ocurrir de forma continua o de forma transitoria, (puede funcionar mal durante un periodo de tiempo, pero después volver a hacerlo normalmente). Para poder analizar la actividad del corazón durante un periodo de tiempo prolongado se utiliza una prueba conocida como Holter de ECG.

 

Es necesario confirmar que el problema que ha provocado el desmayo o el mareo fuerte se encuentra provocado por la falta de impuso eléctrico en el corazón, pero es muy importante que sean descartadas otras causas reversibles de bajada de las pulsaciones.

 

Las pulsaciones pueden estar bajas por que la persona toma pastillas que bajan las pulsaciones, que se suelen indicar para la tensión arterial elevada o para el tratamiento de la insuficiencia cardiaca (betabloqueantes, digoxina). Retiradas o sustituidas por otras pastillas, el corazón puede recobrar su ritmo normal y se resuelve el problema.

 

Cuando estamos seguros que no hay otras causas de que hayan bajado las pulsaciones, se puede resolver la falta de impulso eléctrico colocando un Marcapasos. Por lo tanto, el marcapasos es una forma artificial y externa de conseguir y transmitir al corazón la actividad eléctrica que le falta.

 

Colocación del marcapasos

 El marcapasos se compone de una cajita metálica que es el generador o pila (que se coloca debajo de la piel o músculo habitualmente próximo a una clavícula izquierda) y de un electrodo o cable (que llega desde la “pila” hasta las paredes del corazón).

 

La colocación del marcapasos es una técnica quirúrgica sencilla, salvo riesgo por alguna enfermedad que complique el procedimiento, se utiliza una anestesia local con sedación, lo que permite permanecer al paciente despierto durante la intervención pero tranquilo. La estancia en el hospital suele ser de uno o dos días. Sí le colocan un marcapasos lo mas probable es que pueda reiniciar una actividad diaria normal en un corto periodo de tiempo (menos de una semana).

 

Durante las primeras semanas no realice esfuerzo con los brazos intensos, para evitar que se pueda mover el cable. Unos días después, en su centro de salud se retiran los puntos de sutura. Le entregaran una tarjeta del marcapasos, con los datos del producto y del centro donde se ha colocado, que debe llevar en los viajes para mostrar en caso de precisar atención médica. En los días siguientes a la operación debe seguir las indicaciones de su médico y de su enfermero para evitar que los cables y el generador se desplacen de su sitio.

 

Deberá seguir unas revisiones para comprobar el funcionamiento y la pila (ya que se va gastando y hay que cambiarla en unos años de funcionamiento). En la actualidad se están utilizando sistemas de seguimiento a distancia (telemedicina) para evitarle las consultas periódicas.

 

La duración de la pila del marcapasos es variable de unas personas a otras. El tiempo hasta necesitar un recambio de pila es variable, pero el desgaste se produce de forma progresiva y predecible. Habitualmente el tiempo hasta el recambio es superior a 8 o 10 años. No se preocupe, en las revisiones que realiza o en el control a distancia, detectan con tiempo suficiente que la pila se va gastando para que le dé tiempo a preparar el cambio de pila del marcapasos. 

 

Existen marcapasos que avisan que deben ser revisados emitiendo un sonido, (como un pitido) o mediante una vibración, en este caso le informaran y enseñaran a identificar como le avisa el marcapasos de que debe consultar con su médico.

 

Recomendaciones para las personas que llevan un marcapasos 

El marcapasos no le debe impedir realizar ninguna actividad habitual.

 

Puede practicar deporte sin miedo, incluso moviendo los brazos (golf o tenis). Evite lo que pueda hacerle recibir golpes sobre el marcapasos como la escopeta sobre esa zona sí va a cazar. Evite colocar la piel de encima del marcapasos al sol directo, de forma prolongada durante horas.

 

Puede volver a mantener relaciones sexuales a los pocos días de colocarlo. Puede volver a conducir, según el tipo de permiso en 3 o 6 meses (tipo B o tipo C). Consulte a su médico.

 

El marcapasos provoca actividad eléctrica, pero también puede percibir actividades eléctricas del corazón y externas del lugar donde nos encontremos. Las actividades eléctricas externas pueden provocarle interferencias y que se confunda realizando un mal funcionamiento.

 

Recuerde, debe evitar las descargas eléctricas y las interferencias electromagnéticas sobre el marcapasos.

 

Es conveniente la utilización de zapatillas aislantes (con suela de goma en el domicilio). Coloque el teléfono móvil o reproductores de música alejados 15 cm de la pila (no los coloque en el bolsillo de la camisa de ese lado) y acostumbrese a utilizar el teléfono móvil en el oído contrario al lado en el que tenga la pila o generador del marcapasos.

 

Pase andando, sin detenerse por los sistemas antirrobos colocados en los comercios. No manipule el motor de su coche con el motor en marcha.

 

Puede realizar deporte y viajar en avión sin ningún problema. En los arcos electromagnéticos de los aeropuertos que son muy fuertes, avise y lleve la documentación para no pasar por ellos. Los sistemas de wi-fi no tienen interferencia.

 

El microondas, salvo si se mete dentro, no tiene problemas. Tenga precaución con los imanes, no los acerque al marcapasos. Evite las cocinas de inducción, pero las placas vitrocerámicas no tienen ningún problema.

 

Con un marcapasos puede someterse a todo tipo de intervenciones quirúrgicas, aunque debe avisarles previamente, sí fuera necesario un visturí eléctrico que puede interferir, hay formas de evitarlo.

 

Los electrocardiogramas, las radiografías, las ecografías y los escáneres no interfieren con el funcionamiento del marcapasos.

 

No debe someterse a la realización de Resonancia magnética o a la tomografía de emisión de positrones (PET). Los tratamientos con laser pueden utilizarse salvo sobre la zona del marcapasos.

 

Los medidores de impedancia que hay en los gimnasios no deben utilizarse y los pulsómetros (aparatos para ver las pulsaciones) no tienen ningún problema.

 

Sí es portador de un marcapasos debe consultar con su médico si ha comenzado con mareos, ha perdido el conocimiento o ha presentado los mismos síntomas que tenía antes de colocar el marcapasos.

 

También requiere revisión, sí la piel en la zona donde se encuentra la pila se pone roja o aparece una herida.

 

Viva tranquilo con el marcapasos, va a producir la actividad eléctrica que su corazón necesita y le va a permitir realizar una vida normal.

 

Fecha de la última modificación: 07/05/2013

Euskadi, bien común