Portal de Osakidetza

Acceso a la página de inicio de euskadi.eus

Cuida tu corazón

Recomendaciones para el paciente que ha sufrido un Infarto agudo de miocardio o una angina de pecho

A continuación le damos una serie de recomendaciones generales, pero puede que necesite un consejo especial en su caso. Durante el ingreso en el hospital o en la primera consulta con su médico o enfermera posteriormente a sufrir un infarto, pregunte a los profesionales todo lo que usted puede necesitar, haga una lista con sus dudas, como:  

 

  • Los cambios en los hábitos de vida que le son convenientes
  • Las medicaciones necesarias y como tomarlas
  • Como debe actuar ante nuevas crisis cardiacas
  • Las revisiones de su enfermedad y en cuanto tiempo debe realizar la siguiente consulta
  • Cuando podrá incorporarse a su actividad laboral

Las recomendaciones generales para las personas que sufren enfermedades de las arterias del corazón son las siguientes:

  • En su domicilio tome una dieta variada, con poca sal (especialmente si tiene la tensión arterial elevada), rica en pescado azul, en fruta, verduras y legumbres.
  • Evite los productos ricos en colesterol y grasas (son grasas especialmente malas para la salud las llamadas “saturadas” y las “trans”, tampoco son beneficiosos el aceite de “palma y coco”). Revise las etiquetas de los productos que compra.
  • Recuerde lo importante que es abandonar completamente el consumo de cigarrillos. Más de la mitad de las personas vuelven a fumar a lo largo del año siguiente a haber padecido un infarto. El abandonar el tabaco evita que se le vuelvan a obstruir las arterias del corazón. Pida ayuda en su centro de salud.
  • Comience a realizar paseos y actividad progresivamente a partir del alta del hospital, salvo que le señalen normas concretas para su situación durante el ingreso. No permanezca inmovilizado en la cama o sillón. Aumente progresivamente la distancia a recorrer con incrementos semanales.

  • Los ejercicios que ayudan a estirarse y mantenerse ágil los puede realizar en su domicilio, están especialmente indicados los días fríos que no pueda salir de su casa. Evite levantar pesos (inicialmente no debe superar los 3 Kilos de peso). Evite ejercicios que le impidan hablar o que le provoquen jadeo. Si el ejercicio le provoca dolor en el pecho pare y no haga ejercicios que le inicien el dolor y consúltelo en la próxima revisión en su centro de salud.

  • La mayoría de los pacientes pueden mantener una actividad sexual a partir de los 15 días del infarto, similar a la que tenían previamente al ingreso en el hospital. Si usted es capaz de subir 2 pisos de escaleras sin tener dolor en el pecho ni fatiga, será capaz de mantener relaciones sexuales sin problemas.Si necesita medicación para la disfunción eréctil, recuerde que no debe usar cafinitrina o productos con solinitrina (parches) dos días antes o dos días después de haber tomado estos fármacos (Viagra, Levitra o Cialis). Si utiliza estas medicaciones y acude a un hospital debe avisar de que los ha tomado.

  • La incorporación laboral debe esperar al menos de 4 a 6 semanas, y depende del tamaño del infarto así como del tipo de trabajo que tenga. Este es un aspecto que debe comentarlo con su médico.
  • Probablemente toma medicaciones que dejan la sangre con mayor tendencia al sangrado. Son los medicamentos llamados antiagregantes y anticoagulantes. Esta medicación es muy importante no suspenderla los meses posteriores al infarto o angina, especialmente si se le ha realizado una angioplastia o se le ha colocado un Stent en las arterias coronarias.
  • Si acude al dentista o a cualquier profesional de la salud en los meses siguientes a tener un infarto, debe avisarle de toda la medicación que toma.
  • Habitualmente los procedimientos que se realizan en la consulta del dentista (empastes, limpiezas) se pueden realizar sin suspender la medicación antiagregante, ya que el riesgo de hemorragia es mínimo. Para las extracciones de muelas es conveniente valorar individualmente la posibilidad de cambiar la medicación o retrasarlo hasta que la medicación se pueda suspender. 

Los tratamientos Antiagregantes (al dejar la sangre con menor capacidad de formar coágulos), pueden provocar hemorragias graves si se realizara una operación, cirugía o toma de biopsia sin tenerlo en cuenta. Por este motivo,  se puede establecer con su médico la fecha que puede ser adecuada para retirar los antiagregantes o medicación que favorece el sangrado y como debe actuar si precisa una intervención quirúrgica.

  • No todas las personas que toman antiagregantes tienen que tomar medicación de tipo protector gástrico, aunque si ha tenido antecedentes de úlcera o comienza con ardores debe consultarlo con su médico.
  • Si necesita una cirugía urgente, (se cae y necesita operarse de cadera), avise al equipo de todo lo que está tomando, con las medidas oportunas pueden operarle. No se preocupe, si el equipo que le atiende conoce su situación utilizará medicaciones que pueden evitar la hemorragia, y le realizará la anestesia y los cuidados posteriores que necesita.
  • Si comienza a notar algún síntoma que le recuerda al infarto o a la angina de pecho, si es de reposo debe usar la pastilla o spray para debajo de la lengua (solinitrina o cafinitrina o vernies). Ante un dolor en el pecho en reposo, especialmente si no cede con la pastilla de debajo de la lengua, debe llamar al 112.
  • Si lo que nota le recuerda al infarto pero es haciendo esfuerzos (subiendo la cuesta), evite lo que le provoca el dolor y consulte con su médico.
  • Si la opresión o mal estar en el pecho, le aparece con pequeños esfuerzos o cada vez con esfuerzos menores, no espere, debe acudir a Urgencias.
  • Puede que no le recuerde al infarto, pero que no se encuentre bien con los esfuerzos, con alguna manifestación que no tenía con anterioridad, como dolores musculares o fatigabilidad, (lo que puede ser por efectos secundarios de la medicación). No aumente la intensidad del ejercicio y consulte en su centro de salud.

 

Fecha de la última modificación: 17/04/2013

Euskadi, bien común