Cncer de Crvix

¿Qué es
el cáncer de cérvix?

Es un cáncer que aparece cuando las células del cuello de útero se vuelven anormales y empiezan a crecer de forma incontrolada. Generalmente tarda mucho tiempo en desarrollarse, más de 10 años, por lo que se dispone de un plazo prolongado para detectarlo, tratarlo y curarlo.

El cuello del útero o cérvix es la parte más inferior del útero (o matriz) y se encuentra justo encima de la vagina.

Programa de detección precoz de cáncer de cérvix

Imagen programa de cribado de cáncer de cérvix

Causa

La causa principal del cáncer de cuello de útero es la infección prolongada en el tiempo de Virus del Papiloma Humano (VPH).

Según el CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), el VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente a nivel mundial. El 80% de las personas sexualmente activas se infecta por algún tipo de este virus a lo largo de su vida. Actualmente no hay un tratamiento eficaz, aunque en la mayoría de los casos se cura espontáneamente. Este proceso curativo puede durar varios años, por lo que se trata de una situación transitoria que no supone riesgo.

Lo habitual es que estas infecciones pasen desapercibidas, ya que no dan síntomas. En torno al 10-15% de los casos, cuando se mantiene durante años, puede producir cambios en las células del cuello uterino que derivan en el desarrollo de lesiones premalignas que con el tiempo pueden evolucionar a cáncer.

En definitiva, el cáncer de cuello de útero es una complicación grave, pero extremadamente infrecuente, de un fenómeno relativamente común: la infección por el VPH.

Hay más de 100 tipos diferentes de VPH. De ellos, 15-20 afectan de diferente manera a la zona genital masculina o femenina. Podemos dividirlos en dos grandes grupos:

  • De alto riesgo para el cáncer de cuello uterino (VPH-AR). De éstos, los subtipos 16 y 18 son responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero.
  • De bajo riesgo para cáncer de cuello uterino. De ellos, los subtipos 6 y 11 están relacionados con lesiones benignas como las verrugas genitales o condilomas.

El VPH se transmite a través de las relaciones sexuales. No es imprescindible la penetración ya que también puede transmitirse a través del contacto de las zonas genitales. Por lo tanto, el preservativo reduce este riesgo, pero no lo elimina.

En general, suele ser complicado saber con certeza cuándo se produjo el contacto con el VPH, ya que se puede contraer la infección mucho tiempo antes de detectarse. Diagnosticarla en un momento determinado, no implica un contacto reciente.

Para saber más sobre el VPH haz click en el siguiente video:

Imagen virus del papiloma humano

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) es la ITS más común a nivel mundial.


Prevención

El cáncer de cuello de útero se puede prevenir mediante:

  • La vacuna del VPH. Ofrece protección eficaz frente a los principales tipos de VPH que causan las lesiones premalignas y malignas de cérvix. Actualmente está incluida en el calendario de vacunación infantil a los 12 años, es más eficaz si se administra antes de haber iniciado las relaciones sexuales. También puede ser útil en casos de infección o contacto previo, ya que este antecedente no protege completamente frente a futuros contactos por estos mismos tipos de VPH.
  • La participación en Programas de detección precoz. Reduce notablemente la posibilidad de tener un cáncer. Actualmente Osakidetza oferta la realización de estas pruebas en su Programa de detección precoz de cáncer de Cérvix.

Si quieres saber más sobre el Programa de detección precoz de cáncer de cérvix, consulta el siguiente video:

  • El uso correcto del preservativo reduce las posibilidades de transmisión, aunque no las elimina totalmente.

El sistema inmunitario, puede ser capaz de eliminar la infección por el VPH. Pero hay factores que dificultan esta eliminación tras la infección:

  • Fumar. El consumo de tabaco disminuye la capacidad del sistema inmune para eliminarla y favorece su persistencia, por lo que se incrementa el riesgo de aparición de lesiones premalignas.
  • Tomar anticonceptivos orales. Diversos estudios encuentran un leve incremento de persistencia del VPH entre las mujeres que han utilizado durante muchos años anticonceptivos hormonales orales. Este riesgo disminuye tras dejar el tratamiento. El uso del dispositivo intrauterino (DIU) no incrementa dicho riesgo o incluso lo disminuye. Consulta con tu ginecólogo o ginecóloga los riesgos y beneficios que ofrece este tratamiento en tu caso, antes de tomar una decisión.
  • Enfermedades que alteran la inmunidad: infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), personas con trasplantes, enfermedades o tratamientos inmunosupresores, ...

Si quieres saber qué hacer en caso de tener VPH, haz click en el siguiente video:

Programa de detección precoz de cáncer de cérvix

Osakidetza inició el programa de cribado poblacional en 2018 con el envío de cartas a mujeres de entre 25 y 65 años. La invitación se está realizando de forma paulatina y se calcula que para el año 2024, se culminará la implantación con la invitación a toda la población diana.

El objetivo es detectar de forma precoz lesiones premalignas y el cáncer en sus fases iniciales.

Infórmate

Contacto


Fecha de ltima modificacin: