Cáncer de Pulmón

¿Qué es
el cáncer de pulmón?

El cáncer de pulmón se produce cuando las células normales de los pulmones se transforman en células anormales y crecen de manera descontrolada (multiplicándose más de lo debido). Cuando estos tumores crecen, adquieren capacidades para invadir tanto órganos cercanos como a distancia (esto último se conoce como metástasis). Existen distintos tipos de cáncer de pulmón. Algunos tipos crecen mucho más rápido que otros. Tanto en Europa como en Estados Unidos, el cáncer de pulmón es la principal causa de muerte por cáncer en hombres y mujeres.

Existen diferentes tipos de cáncer de pulmón y cada uno de ellos crece y se disemina de un modo distinto y se trata de una forma diferente. El tratamiento también depende del estadio o lo avanzado que se encuentre. El tratamiento puede incluir quimioterapia, radioterapia y cirugía.

Más Información:

Conoce cómo funcionan los pulmones y los diferentes tipos de cáncer de pulmón.

Infórmate

Imagen pulmones

Síntomas

Es posible que el cáncer pulmonar incipiente no cause ningún síntoma, y por eso muchas veces el diagnóstico de cáncer de pulmón se establece después de haber hecho una radiografía torácica por otro motivo. A continuación enumeramos algunos de los síntomas más comunes del cáncer de pulmón:

  • Tos persistente
  • Dificultad para respirar
  • Dolor torácico
  • Escupir o toser sangre
  • Neumonías de repetición
  • Pérdida de peso y/o apetito
  • Fatiga
  • Voz ronca
  • Párpado caído
  • Dolor de cabeza e inflamación del rostro, los brazos o el cuello
  • Todos estos síntomas también pueden aparecer por padecimientos que no son cáncer de pulmón. De todos modos, si tiene estos síntomas, debe informar a su médico o enfermero.
Imagen pulmon en 3D

Diagnóstico
y pruebas complementarias

¿Existe alguna prueba para detectar el cáncer de pulmón?

Sí. Si su médico sospecha que puede tener cáncer de pulmón, el estudio empezará con la realización de una radiografía de tórax. Si la radiografía de tórax presenta alguna alteración o se observa alguna lesión sospechosa, probablemente le realice otras pruebas para confirmarlo (poniendo en marcha el protocolo de detección rápida: MINBIZI), como por ejemplo:

  • Pruebas de sangre (analítica sanguínea para marcadores tumorales)
  • Escaner (que es lo mismo que un TAC) o una tomografía por emisión de positrones (PET, por sus siglas en inglés): Estos son estudios de imagen que crean imágenes del interior del cuerpo. Pueden mostrar tumores o formaciones anormales.
  • Biopsia: es la toma de una pequeña muestra de tejido del pulmón. Luego, se observa la muestra con microscopio en busca de indicios de cáncer. Hay varias maneras de hacerla: Broncoscopia combinada con biopsia, Biopsia de pulmón con punción dirigida por TAC, Ultrasonido endoscópico del esófago (EUS, por sus siglas en inglés) con biopsia, Mediastinoscopia con biopsia, Biopsia de pulmón quirúrgica (en quirófano) y Biopsia pleural.
  • Broncoscopia: es una prueba en la que se introduce una óptica a través de las fosas nasales o boca para explorar el interior de la vía aérea. A veces, si se ven lesiones sospechosas, se puede aprovechar para hacer una biopsia.

Además de las pruebas a realizar, el médico realizará un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica. Le preguntarán si fuma. De ser así, le preguntarán cuánto fuma y durante cuánto tiempo lo ha hecho. También le preguntarán sobre otras circunstancias que pueden haberlo puesto en riesgo para cáncer de pulmón, como la exposición a ciertos químicos.

¿Qué es la estadificación del cáncer de pulmón?

La estadificación del cáncer es un método que les permite a los médicos determinar en qué medida se ha esparcido el cáncer. La estadificación ayuda a guiar el tratamiento y el seguimiento, y le da una idea de qué puede esperar desde el punto de vista del pronóstico.

Imagen diagnótico cáncer de pulmón

La estadificación del cáncer es un método que les permite a los médicos determinar en qué medida se ha esparcido el cáncer


Imagen diagnótico cáncer de pulmón

Prevención

La mejor manera de evitar el cáncer de pulmón es no fumar. Las personas que fuman tienen muchas más posibilidades de contraerlo que aquellas que no lo hacen. Si fuma, puede disminuir los riesgos de contraer cáncer de pulmón dejando de fumar.

El consumo de cigarrillos es la principal causa de este tipo de cáncer. Cuantos más cigarrillos fume usted al día y cuanto más temprano haya comenzado a fumar, mayor será el riesgo de padecer cáncer pulmonar. La exposición a altos niveles de contaminación, radiación y asbesto también puede aumentar el riesgo. No existe evidencia de que fumar cigarrillos bajos en alquitrán disminuya el riesgo. El cáncer pulmonar también puede afectar a personas que nunca han fumado. El tabaquismo pasivo (inhalar el humo de otros) también incrementa el riesgo de cáncer pulmonar.

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de cáncer pulmonar:

  • Exposición al asbesto
  • Exposición a químicos cancerígenos, como el uranio, el berilio, el cloruro de vinilo, los cromatos de níquel, los productos del carbón, el gas mostaza, los éteres clorometílicos, la gasolina y los productos de la combustión del diésel
  • Exposición al gas radón
  • Antecedentes familiares de cáncer pulmonar
  • Altos niveles de contaminación del aire
  • Altos niveles de arsénico en el agua potable
  • Radioterapia en los pulmones

Prevención

Si usted fuma, ahora es el momento de dejarlo. Si usted está teniendo problemas para dejar de fumar, hable con su médico. Existen muchos métodos para ayudarle a dejar el cigarrillo, desde grupos de apoyo hasta medicamentos recetados. Además, trate de evitar el humo de segunda mano (tabaquismo pasivo).

Tratamientos y cuidados

El tratamiento adecuado para usted depende en parte del estadio en que se encuentre el cáncer de pulmón. También depende del tipo de cáncer que tenga, de su edad y de otros problemas de salud existentes. La mayoría de las personas con cáncer de pulmón se somete a uno o más de los siguientes tratamientos:

  • Cirugía: En algunos casos, el cáncer de pulmón puede tratarse con cirugía para extirpar el cáncer. Estas cirugías generalmente requieren de más estudios para asegurar que es posible quitar la parte del pulmón donde se aloja el tumor dejando suficiente capacidad pulmonar.
  • Radioterapia: La radiación mata las células cancerosas.
  • Quimioterapia: Quimioterapia es el término que utilizan los médicos para denominar a las medicinas que destruyen las células cancerosas o que evitan que crezcan.
  • Terapia dirigida: Algunas medicinas solo funcionan en tipos de cáncer con determinadas características. Es posible que su médico le haga una prueba del tumor para comprobar si tiene un tipo de cáncer de pulmón que responde a estas medicinas.
  • Inmunoterapia: Es el término que utilizan los médicos para las medicinas que trabajan con el sistema del organismo para luchar contra las infecciones (el "sistema inmunitario") con el fin de detener el crecimiento del cáncer.

Las personas con cáncer de pulmón también reciben tratamiento para cualquier síntoma que tengan. Por ejemplo, si tiene problemas para respirar por la acumulación de líquidos alrededor de los pulmones, su médico puede drenar el líquido para ayudarlo a respirar más fácilmente.

¿Qué sucede después del tratamiento?

Para algunos tipos de cáncer, el tratamiento tiene una duración determinada. Para otros, el tratamiento es continuo. Le realizarán controles a intervalos regulares para detectar si el cáncer de pulmón vuelve a aparecer una vez terminado el tratamiento, o si crece a pesar del tratamiento. En general, las pruebas de seguimiento consisten en exámenes, radiografías de tórax o TAC, entre otros procedimientos. También debe estar atento a los síntomas mencionados, ya que si vuelve a tenerlos podría significar que el cáncer ha regresado o ha crecido. Informe a su médico o enfermero si tiene algún síntoma.

¿Qué sucede si el cáncer de pulmón vuelve a aparecer o comienza a crecer?

Si el cáncer de pulmón vuelve a aparecer o comienza a crecer, es posible que deba recibir tratamiento adicional, de acuerdo a una o más de las opciones anteriores.

¿Qué más debo hacer?

Es importante seguir todas las instrucciones de los médicos con respecto a las consultas y pruebas. También es importante comentarle a su médico cualquier efecto secundario o problema que tenga durante el tratamiento.

En el tratamiento del cáncer de pulmón es necesario tomar muchas decisiones, como el tipo de tratamiento que se realizará y cuándo hacerlo. Hable siempre con sus médicos y enfermeros acerca de cómo se siente con respecto al tratamiento.

Grupos de apoyo

El estrés causado por la enfermedad se puede aliviar uniéndose a un grupo de apoyo para el cáncer. El hecho de compartir con otras personas que tengan experiencias y problemas en común puede ayudarle a no sentirse solo. A nivel local, existe la posibilidad de unirse al programa Paziente Bizia-Paciente Activo o AECC y a nivel nacional a la AEACAP (Asociación Española de Afectados de Cáncer de Pulmón).


Icono autores

Autores

  • Jon Zabaleta. Cirujano Torácico.
    Adjunto Servicio Cirugía Torácica OSI Donostialdea
  • José Miguel Izquierdo.
    Cirujano Torácico. Jefe de Servicio Cirugía Torácica OSI Donostialdea
  • Borja Aguinagalde Cirujano Torácico.
    Adjunto Servicio Cirugía Torácica OSI Donostialdea
  • Iker López.
    Cirujano Torácico. Adjunto Servicio Cirugía Torácica OSI Donostialdea
  • Arantza Fernandez-Monge.
    Residente cirugía torácica. OSI Donostialdea
Icono enlaces de interés

Enlaces de interés

Fecha de última modificación: