Embarazo no deseado

El embarazo no deseado es aquel que se produce sin el deseo o planificación previa. Para evitarlo es imprescindible el conocimiento y correcta utilización de los métodos anticonceptivos.

La anticoncepción o control de la natalidad engloba los diversos métodos utilizados para evitar el embarazo.

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales y no quiera quedarse embarazada o dejar embaraza a su pareja, ha de utilizar métodos anticonceptivos.

Preservativos

Métodos que protegen de los embarazos no deseados
y de las Infecciones de transmisión sexual

Preservativo masculino

Es una funda fina y elástica, generalmente de látex (aunque también puede ser de poliuretano) que se coloca sobre el pene en erección antes de la penetración. Impide el paso de los espermatozoides. Es de un solo uso y por tanto no debe ser reutilizado. Es preciso utilizarlo de manera correcta y sistemática en cada relación sexual desde el inicio.

Preservativo femenino

Es una funda generalmente de poliuretano con dos extremos uno cerrado y otro abierto, cada uno con un anillo flexible. El anillo situado en el extremo cerrado se coloca dentro de la vagina tapando el cuello del útero, y el otro que es más grande queda fuera y cubre la vulva. Impide el paso de los espermatozoides al interior del útero. Es de un solo uso y por tanto no debe ser reutilizado. Es preciso utilizarlo de manera correcta y sistemática en cada relación sexual desde el inicio.


Otros métodos anticonceptivos
que protegen de los embarazos no deseados

Métodos hormonales

Inhiben la ovulación, por lo que son muy eficaces para evitar el embarazo si se toman sistemáticamente y de manera correcta, pero no ofrecen ninguna protección frente a las Infecciones de transmisión sexual.

  • La píldora (píldora combinada de estrógeno más progestágeno): existen diferentes tipos que varían según las dosis, el tipo de hormonas que contienen y la forma de presentación. Se toma todos los días a la misma hora, durante 21 o 28 días. En ambos casos el sangrado menstrual aparecerá con una periodicidad aproximada de 28 días.

  • Mini píldora (píldora de progestágeno): contiene solamente un tipo de hormona. Se toma todos los días a la misma hora, sin descanso. Se diferencia de la píldora combinada en que altera o elimina el sangrado menstrual.

  • Otros métodos hormonales:

    • Anillo vaginal: es un aro elástico que se introduce en la vagina, como un tampón. Contiene hormonas similares a las de la píldora combinada que se van liberando y son absorbidas por la mucosa vaginal. Se usa tres semanas y la cuarta se descansa, bajando la regla al final de dicha semana.

    • Parche cutáneo es un parche pequeño que se coloca sobre la piel y que va liberando hormonas que se absorben. Se usa uno por semana, durante tres semanas y la cuarta se descansa.

    • Anticonceptivo hormonal inyectable (progestágeno), de administración trimestral.

    • Implante subdérmico: de una varilla que libera una hormona. Se coloca en el antebrazo mediante una mínima incisión indolora y tiene una duración de 3 años.

Métodos de barrera

Son los que impiden la entrada del esperma al útero, evitando la unión del óvulo y el espermatozoide. El preservativo es el principal método barrera, pero aparte existen:

  • Diafragma: es una caperuza que se coloca en el fondo de la vagina, cubriendo completamente el cuello del útero, impidiendo el paso de los espermatozoides. Es reutilizable.

  • Capuchón cervical: es una versión más evolucionada del diafragma, recubre el cuello uterino y es de un solo uso.

Tanto el diafragma como el capuchón cervical deben usarse con espermicidas.

El diafragma y el capuchón cervical son menos eficaces que el preservativo para prevenir el embarazo y no protegen de las Infecciones de transmisión sexual.

Dispositivo intrauterino (DIU)

El DIU es un pequeño objeto, generalmente en forma de T, que se coloca dentro del útero. Hay dos tipos:

  • DIU de cobre, cuya liberación en el útero tiene la capacidad de matar espermatozoides.

  • DIU hormonal que libera progestágeno, que dificulta la anidación y espesa mucho el moco cervical haciéndolo infranqueable para el esperma.

Su colocación y extracción deben ser realizadas por personal sanitario.

Su eficacia es elevada en relación al embarazo, pero no protege de las Infecciones de transmisión sexual.

Métodos definitivos

Consisten en interrumpir quirúrgicamente el lugar de paso de los óvulos en las mujeres y de los espermatozoides en el caso de los hombres, con lo que se evita que se produzca el embarazo. Cuando se aplica en el caso de la mujer se llama ligadura de trompas y cuando es en el hombre vasectomía.

Es un método anticonceptivo eficaz, pero no protege de las Infecciones de transmisión sexual.

Pildoras anticonceptivas
Disponemos de tratamientos eficaces, que pueden consistir en la toma de medicación (antidepresivos) durante unos meses o las terapias psicológicas.

Métodos que no son eficaces

  • Métodos naturales (ogino, temperatura basal, moco cervical)

    Se basan en la predicción de los días de mayor fertilidad de la mujer para abstenerse de tener relaciones sexuales con coito durante esos días. Tienen una baja eficacia, ya que el ciclo menstrual de la mujer puede variar y tampoco protegen frente a las Infecciones de transmisión sexual.

  • Coito interrumpido (“marcha atrás”)

    Consiste en que el hombre retire el pene de la vagina de la mujer justo antes de la eyaculación. Es una práctica con un riesgo muy alto para el embarazo, ya que antes de eyacular el hombre segrega líquido preseminal que puede contener espermatozoides suficientes para producir un embarazo. Por supuesto no ofrece ninguna protección frente a las Infecciones de transmisión sexual.

  • Productos espermicidas

    Son sustancias químicas que se introducen en la vagina antes del coito, en forma de óvulos vaginales, cremas o esponjas vaginales, y cuya función es destruir los espermatozoides.

    No deben de utilizarse como único métodos anticonceptivo ya que su eficacia es muy baja. Tampoco protegen frente a las Infecciones de transmisión sexual.

  • Lavados vaginales después del coito.

    Es un método ineficaz porque no impide de ningún modo el ascenso de los espermatozoides hacia el interior del útero. Tampoco evita las Infecciones de transmisión sexual.

  • Lactancia materna

    Es eficaz sólo durante los seis primeros meses posteriores al parto y requiere que se cumplan de forma estricta una serie de condiciones, como la ausencia de menstruación y la lactancia exclusiva sin pausas entre otros, que la convierten en un método poco fiable. Tampoco evita las Infecciones de transmisión sexual.


Anticoncepción de urgencia:
píldora post coital

Es un método hormonal de urgencia que se utiliza para evitar el embarazo en casos inesperados en los que no se ha utilizado ningún anticonceptivo o se ha utilizado mal, como por ejemplo ante una rotura de preservativo.

La anticoncepción post coital se debe utilizar únicamente como medida de urgencia y no como método anticonceptivo. No tiene ningún efecto preventivo sobre las Infecciones de transmisión sexual.

Existen dos tipos:

  • La “píldora del día después” (levonorgestrel), que debe tomarse lo antes posible después de haber tenido una relación de riesgo y como máximo antes de tres días. Su eficacia es mayor cuanto antes se tome.

  • La “píldora de los cinco días después” (acetato de ulipristal), que puede tomarse dentro de los cinco días siguientes al coito de riesgo.

En la actualidad pueden adquirirse en farmacias sin necesidad de receta médica.

Dentro de la anticoncepción de urgencia, además de las píldoras postcoitales existe otro método consistente en la inserción de un DIU de cobre en los 5 días siguientes al coito de riesgo.

Relaciones de pareja

Interrupción voluntaria del embarazo

Cuando una mujer está embarazada y pierde el embrión o feto que lleva dentro, se dice que ha sufrido un aborto. El aborto puede ser espontáneo o provocado. Hablamos de aborto espontáneo cuando se produce una pérdida involuntaria del embrión o feto.

Por otra parte se dan situaciones en las que la mujer o la pareja deciden, o deben por motivos médicos, finalizar voluntariamente el embarazo, y en estos casos hablamos de aborto provocado o interrupción voluntaria del embarazo (IVE).

Actualmente la ley permite la interrupción libre del embarazo hasta las 14 semanas de gestación sin tener que justificar ninguna causa, y hasta la semana 22 en caso de grave riesgo para la salud o la vida de la mujer embarazada, o de riesgo de graves anomalías para el feto.


Fecha de última modificación: