Cáncer de Cérvix

¿Qué es
el cáncer de cérvix?

Es un cáncer que aparece cuando las células del cuello de útero se vuelven anormales y empiezan a crecer de forma incontrolada. Generalmente el cáncer tarda mucho tiempo en desarrollarse, más de 10 años, por lo que se dispone de un plazo prolongado para detectarlo, tratarlo y curarlo.

El cuello del útero o cérvix es la parte más inferior del útero (o matriz) y se encuentra justo encima de la vagina.

Programa de cribado de cáncer de cérvix

El objetivo del Programa de cribado de cáncer de cérvix es detectar de forma precoz lesiones premalignas y el cáncer en sus fases iniciales.

Imagen cáncer de cérvix

Más información


Causa

La causa principal del cáncer de cuello de útero es el Virus del Papiloma Humano (VPH).

El VPH es la infección de transmisión sexual más frecuente y el 80% de las mujeres sexualmente activas se infecta por algún tipo de este virus a lo largo de su vida. No hay un tratamiento para el VPH, pero en la mayoría de los casos evoluciona espontáneamente a la curación. Este proceso puede durar varios años, por lo tanto, la mayoría de mujeres tienen una infección transitoria que no supone riesgo alguno ya que el VPH acaba eliminándose totalmente.

En general, estas infecciones pasan desapercibidas. Sin embargo, en un pequeño porcentaje de casos (en torno al 10-15%) en que la infección se mantiene en el tiempo (más de 10 años), se pueden producir cambios en las células del cuello uterino  que derivan en el desarrollo de lesiones premalignas que con el tiempo pueden evolucionar a un cáncer.

En definitiva, el cáncer de cuello de útero es una complicación grave, pero extremadamente infrecuente, de un fenómeno relativamente común: la infección por el VPH.

Hay más de 100 tipos diferentes de VPH. De ellos, 15-20 afectan de diferente manera a la zona genital masculina o femenina. Podemos dividirlos en dos grandes grupos:

  • De alto riesgo para el cáncer de cuello uterino (VPH-AR). De éstos, los VPH 16 y 18 son responsables del 70% de los casos de cáncer de cuello de útero.
  • De bajo riesgo para cáncer de cuello uterino. De ellos, los VPH 6 y 11 están relacionados con lesiones benignas como las verrugas genitales o condilomas.

El VPH se transmite a través de las relaciones sexuales (homosexuales y heterosexuales). No es necesario el coito ya que también puede transmitirse a través del contacto de las zonas genitales. Por tanto el preservativo reduce el riesgo de transmisión pero no lo elimina.

Casi todas las personas infectadas por este virus no tienen síntomas y pueden transmitirlo sin saberlo. El riesgo de tener VPH aumenta con el número de parejas sexuales.

No hay forma de saber con certeza cuándo se contrajo el VPH o quién se lo transmitió. Una persona puede tener el VPH durante muchos años antes de que se le detecte. Por tanto, tener la infección de VPH no significa necesáriamente que la paciente o su pareja estén teniendo una relación sexual con otra persona.

Imagen cuello de utero

Infección por el virus del papiloma humano (VPH). El VPH es la infección de transmisión sexual más común a nivel mundial.


Prevención

El cáncer de cuello de útero se puede prevenir mediante:

  • La vacuna del VPH. Las vacunas protegen de forma eficaz frente a los principales tipos de VPH que causan las lesiones premalignas y malignas de cérvix. Actualmente está incluida en el calendario de vacunación infantil para las niñas de 12 años ya que es muy eficaz para prevenir la infección de VPH antes de haber empezado a mantener relaciones sexuales. A pesar de ello, la vacuna también puede ser útil en mujeres que han tenido o han estado expuestas al VPH ya que a diferencia de lo que ocurre con otras infecciones, el antecedente de una infección previa no protege completamente frente a la adquisición de nuevas infecciones por estos mismos tipos de VPH.
  • Las pruebas de detección del cáncer de cuello de útero: citología y prueba del VPH. Actualmente Osakidetza oferta la realización de estas pruebas en su Programa de detección Precoz de Cáncer de Cérvix.
  • El uso correcto del preservativo reduce notablemente las posibilidades de transmisión, aunque no las elimina totalmente, ya que el VPH puede afectar a las áreas que no están cubiertas por él.

Hay factores que dificultan la eliminación del virus del VPH tras la infección:

  • Fumar. El consumo de tabaco disminuye la capacidad del sistema inmune para eliminar la infección VPH. El tabaquismo favorece la persistencia de la infección y por tanto incrementa el riego de aparición de lesiones premalignas.
  • Tomar anticonceptivos orales. Diversos estudios encuentran un leve incremento de persistencia del VPH entre las mujeres que han utilizado durante muchos años anticonceptivos hormonales orales. Este riesgo disminuye tras dejar el tratamiento. El uso del dispositivo intrauterino (DIU) no incrementa dicho riesgo o incluso lo disminuye. Dado que los anticonceptivos hormonales pueden tener efectos beneficiosos en otras áreas, se aconseja consultar con el ginecólogo para valorar el balance entre los riesgos y beneficios antes de tomar una decisión sobre el método anticonceptivo más adecuado.
  • Enfermedades que alteran la inmunidad: infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), personas con trasplantes...
Imagen programa de cribado cánce de cérvix

Programa de cribado de cáncer de cérvix

Osakidetza inició el programa de cribado poblacional en 2018 con el envío de cartas a mujeres de entre 25 y 65 años. La invitación se está realizando de forma paulatina y se calcula que para el año 2024, se culminará la implantación con la invitación a toda la población diana.

El objetivo es detectar de forma precoz lesiones premalignas y el cáncer en sus fases iniciales.

Infórmate


El cáncer de cérvix y su prevención

En este video se muestra información sobre el cáncer de cérvix y su prevención


Fecha de última modificación: