Programa de cribado de cáncer de cérvix

Sobre el programa
de cribado de cáncer de cérvix

El objetivo de este programa es detectar de forma precoz lesiones premalignas y el cáncer de cuello de útero en sus fases iniciales.

Mediante una sencilla prueba, se pueden detectar lesiones precancerosas antes de que se desarrolle el cáncer.

Este tipo de programas ha demostrado claramente su eficacia, puesto que su aplicación de forma adecuada y sistemática en determinados países ha conseguido reducir en un 70-80% la incidencia y mortalidad por este cáncer.

La decisión de realizarse esta prueba es una elección personal. En esta web está disponible toda la información sobre este programa.


¿En qué consiste la prueba de cribado?

La prueba de cribado es realizada generalmente por la matrona y se suele tolerar sin dificultad. Es una prueba sencilla e indolora que no precisa ningún tipo de preparación. Consiste en tomar una muestra de las células que recubren el cuello del útero. Con la ayuda de un espéculo (dispositivo que se introduce en la vagina para poder observar el cérvix), que permite observar el cuello uterino y recoger la muestra.

Con esta muestra, se harán diferentes estudios, en función del grupo de edad al que pertenezcas:

  • Mujeres de entre 25-34 años, se estudiarán las células del cérvix mediante un microscopio (citología cérvico-vaginal)
  • Mujeres de entre 35-65 años, se realizará la prueba de detección del virus del papiloma humano (VPH).

Esta diferencia se debe a que por debajo de los 35 años es tan frecuente la infección por el VPH, que su detección no nos permite determinar qué pacientes tienen más o menos riesgo de tener una lesión en el cuello del útero. Tanto la citología como la prueba VPH se utilizan en los programas de prevención del cáncer de cuello de útero de todo el mundo.

Un resultado negativo tiene validez durante un tiempo limitado. Por eso es recomendable realizar la prueba de cribado periódicamente. Si el resultado es de muy bajo riesgo se recomienda repetir la citología cada 3 años y la prueba del VPH cada 5 años. La prueba de VPH que se realiza, tiene una mayor sensibilidad para la detección de lesiones precancerosas, por lo que realizarse la prueba con más frecuencia no tiene ningún beneficio.

Imagen programa de cribado de cáncer de cérvix

Contacto para la ciudadanía:

Programa de Detección Precoz

Toda la información sobre el Cáncer de Cervix


¿Quién debe realizarse la prueba?

Todas las mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 65 años.

  • Entre los 25-34 años: citología cada 3 años.
  • Entre los 35-65 años: detección VPH cada 5 años.

Las mujeres vacunadas frente a VPH también deben hacerse pruebas de detección precoz de cáncer de cuello de útero, ya que la vacuna a pesar de ser muy eficaz no protege frente a todos los tipos de VPH.

Las mujeres que nunca han tenido relaciones sexuales tienen un riesgo muy bajo de desarrollar cáncer cervical, por lo que pueden elegir si hacerse o no la prueba. En el caso de que una mujer en el momento actual no tenga actividad sexual, pero la haya tenido en el pasado, es recomendable continuar con las pruebas periódicas en los intervalos recomendados.

En el caso de que habiendo recibido una invitación del Programa (a través de carta o sms), estuvieras actualmente en seguimiento y control por ginecología, tuvieras algún problema de accesibilidad para hacerte la prueba o creas que no debieras participar en el programa por alguna otra razón, hemos puesto a su disposición tanto el teléfono gratuito 900 222 002, como la siguiente dirección de correo electrónico: programacervix@osakidetza.eus

Es necesario tener en cuenta antes de hacerse la prueba que:

  • No se debe realizar durante la menstruación.
  • No utilizar medicamentos administrados por vía vaginal durante los tres días anteriores a la prueba (a excepción del anillo vaginal y del DIU hormonal que no interfieren).

¿En quién no está indicada esta prueba?

Menores de 25 años, independientemente de la edad de inicio de las relaciones sexuales, ya que el cáncer de cérvix antes de esa edad es muy infrecuente. A partir de los 65 años, si las pruebas anteriores de cribado han sido normales, tampoco sería necesario repetirlas.

Las personas que no tengan cuello de útero, no necesitan realizarse la prueba. Si te han hecho una intervención quirúrgica (histerectomía total) en la que te han extirpado el cérvix, no es necesario realizar este cribado.

Si has recibido una carta o sms notificándote que estás excluida del programa y tienes alguna duda, no estás de acuerdo o deseas que te ampliemos la información hemos puesto a tu disposición tanto el teléfono gratuito 900222002, como la siguiente dirección de correo electrónico: programacervix@osakidetza.eus


Decidirse: posibles beneficios y riesgos de la prueba de cribado

El cribado se realiza en mujeres asintomáticas, en principio, libres de la enfermedad.

La ausencia de cribado es actualmente el factor de riesgo más importante para desarrollar un cáncer de cuello de útero.

Beneficios:

  • Reduce la incidencia y mortalidad por cáncer de cuello de útero.
  • Mejora la calidad de vida, gracias a tratamientos menos agresivos de lesiones precancerígenas.
  • Beneficia psicológicamente a las mujeres al saber que el resultado de una prueba de cribado negativa ofrece un intervalo de seguridad libre de enfermedad.

Daños potenciales:

  • Molestias físicas asociadas a la exploración como dolor, sangrado o complicaciones del tratamiento de lesiones.
  • Efectos obstétricos adversos asociados al tratamiento de lesiones precancerosas, no al cribado, como tener mayor riesgo de parto prematuro.
  • Ansiedad al recibir un resultado de cribado anormal y someterse a un examen colposcópico y tratamiento posterior.
  • Retraso en el diagnóstico de la lesión asociado a un resultado falso negativo.
  • Sobretratamiento asociado a un resultado falsamente positivo.

La ausencia de cribado es actualmente el factor de riesgo más importante para desarrollar un cáncer de cuello de útero.



Imagen cáncer de cérvix

¿Cuáles pueden ser los resultados de la prueba de cribado?

Los resultados se enviarán por carta o teléfono, por lo que es importante que tengas actualizados tus datos de contacto en el centro de salud. También es posible consultar los resultados a través de la aplicación Carpeta de Salud desde tu móvil u ordenador (en la web www.osakidetza.euskadi.eus o desde el Portal Móvil Osakidetza). Si no dispones de claves puedes solicitarlas en tu Centro de Salud.

Podemos tener diferentes resultados en la prueba de cribado:

Resultado no valorable, por lo que es necesario repetir la prueba. Para que la nueva prueba sea válida, hay que esperar al menos 4 meses desde la anterior. Habitualmente, la causa de este resultado suele ser la falta de material suficiente para realizar el estudio, de ahí que se necesite repetir. Si aún no dispones de cita, coge cita con tu matrona en 4 meses desde la anterior.

Riesgo muy bajo, lo que significa que existe muy baja probabilidad de tener una lesión premaligna o maligna en este momento, por lo que el siguiente control deberá ser en 3 o 5 años con la matrona del centro de salud. El Programa de cribado te enviará una nueva invitación en el momento indicado, salvo que tu ginecólogo te haya recomendado acudir antes. No obstante, si notas en el futuro cualquier anomalía (sangrado genital espontáneo, irregular y reiterado; coitorragia repetida; flujo vaginal anómalo) que pudiera aconsejar nuevos estudios, no dudes en consultarlo).

Riesgo bajo, lo cual significa que se ha visto alguna alteración con poca probabilidad de tener una lesión en este momento, pero que precisa de un control más cercano. Es por ello, que, en estos casos, se recomienda repetir la prueba al año. En un año, el Programa contactará de nuevo contigo.

Por último, hay ciertas alteraciones que conllevan mayor riesgo, y se recomienda completar el estudio para detectar si existe alguna lesión y aplicar el tratamiento o seguimiento necesario. Si es tu caso, y has recibido notificación, recuerda que debes acudir al servicio de ginecología en un plazo breve.

Sólo 4 de cada 100 mujeres tendrán un resultado que precise acudir a la consulta de ginecología para realizar el estudio complementario. Ello no significa tener cáncer ya que la mayor parte de estas mujeres con un resultado alterado de cribado no requiere tratamiento, solo vigilancia y control.

En estos casos se le realizará una prueba en la consulta del especialista en ginecología, llamada colposcopia. Esta prueba no resulta mucho más molesta que la revisión ginecológica rutinaria. Se observa el cuello del útero, la vagina y la vulva a través de un microscopio tras aplicar unas tinciones para encontrar posibles lesiones.

Imagen colposcopia

Tras la colposcopia, en la gran mayoría de los casos lo que se va a hacer es sólo un seguimiento con revisiones periódicas en las que se realizarán nuevas citologías y colposcopias. Sin embargo, en algunos casos, se detectan lesiones premalignas, es decir, lesiones que si no se hiciese nada podrían evolucionar a cáncer. Para que esto no ocurra, disponemos de una técnica para eliminar estas lesiones precancerosas llamada conización.



Contacto para la ciudadanía:

Programa de Detección Precoz

Fecha de última modificación: