Bronquiolitis aguda

¿Qué es la Bronquiolitis aguda?

Es una infección respiratoria por virus, muy común en menores de 2 años, que afecta a los bronquios pequeños de los pulmones. El virus más frecuentemente implicado es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), que se presenta en epidemias durante los meses de octubre a marzo.

Síntomas de la Bronquitis aguda

  • Suele empezar con tos y mocos en nariz como un catarro normal. Puede asociar fiebre.
  • Al cabo de 2-4 días pueden aparecer dificultades para respirar que se perciben porque el niño o la niña respira más deprisa, y le cuesta comer.
  • En ocasiones, se pueden oír ruidos en el pecho como “pitidos” o percibir otros signos de dificultad al respirar (hunde las costillas o mueve la tripa a la vez que respira).

¿Cómo puede prevenirse?

Lavándose las manos y evitando, dado que el VRS, al igual que el resto de virus, se trasmite por vía aérea.

Se recomienda no llevar al niño o la niña a la guardería si le han diagnosticado de bronquiolitis aguda y evitar el humo de tabaco ya que puede empeorar los síntomas.

Imagen bronquiolitis

Enlaces de interés

Tratamiento

En la actualidad no existe ningún medicamento que cure la bronquiolitis. Las medidas más importantes son las que tratan de aliviar la obstrucción de la nariz y facilitan la alimentación:

    • Se recomienda realizar lavados nasales cuando el o la menor lo necesite, y especialmente antes de las tomas y de dormir.

      Realizar el lavado es sencillo y su pediatra o enfermera le enseñará como realizarlo. En general, lo más sencillo es poner al niño o a la niña de lado e introducir el suero o agua de lavado por el orificio que queda más alto. Posteriormente, repetiremos la operación del lado contrario.

      Si se utiliza suero, la cantidad recomendada es aproximadamente, la mitad del envase monodosis en cada fosa nasal. Hay que administrarlo a “presión“ para conseguir hacer el lavado de una forma eficaz.

    • La aspiración de mocos de la nariz puede ser recomendable si a pesar del lavado persiste la sensación de que al niño o a la niña le cuesta respirar y comer, pero no hay que insistir en la realización de la misma.
    • Mantener una postura semi-incorporada. Esta postura facilita la respiración.
    • Si el o la menor come menos de lo habitual, se deben ofrecer alimentos y bebida en tomas más pequeñas y repetidas.
    • Si tiene fiebre se puede tratar con paracetamol o ibuprofeno siguiendo las indicaciones de su pediatra.
    • No están indicados los antibióticos, medicamentos para la tos ni gotas o sprays para la nariz.
    • No es recomendable dar golpes en el pecho ni masajes.

La bronquiolitis puede agravarse y debe consultar con el pediatra si el o la menor:

      • Respira cada vez peor o cada vez más deprisa.
      • Deja de respirar unos segundos o le cambio el color de los labios (azul-morado).
      • Presenta dificultad para tomar alimentos o vomita.
      • No moja el pañal y tiene la boca y lengua secas.
      • Muestra decaimiento.
      • Aparece fiebre muy alta.

En ocasiones a pesar de realizar las medidas indicadas correctamente, especialmente las y los bebes más pequeños y aquéllos con factores de riesgo, pueden necesitar ingreso en el hospital, sobre todo para controlar su respiración y que se alimentan adecuadamente,

Fecha de última modificación: