Hepatitis C

¿Qué es la hepatitis C?

Es una infección que afecta al hígado, causada por el virus de la hepatitis C. El hígado es un órgano vital que procesa los nutrientes, filtra la sangre y combate las infecciones. Cuando se inflama o daña, su funcionamiento puede resultar afectado.

Durante los primeros meses la infección no suele provocar síntomas y, en el caso de que existan, suelen ser inespecíficos y leves. Además, aproximadamente un 15-50% de las personas infectadas elimina el virus de su organismo espontáneamente, es decir sin necesidad de tratamiento. En el resto de los casos, si no se trata, el virus produce una inflamación crónica del hígado, es decir se desarrolla una hepatitis C crónica.

La hepatitis C crónica puede generar problemas de salud graves como la cirrosis y el cáncer de hígado.

Pruebas de la hepatitis c

Síntomas

La mayoria de las personas que contrae la infección no presenta ningún síntoma, y cuando aparecen son muy inespecíficos y leves como por ejemplo cansancio, malestar, naúseas o vómitos. Es decir síntomas que pueden obedecer también a cualquier otra causa.



Dirección de contacto

Diagnóstico

Diagnóstico de la hepatitis c

La hepatitis C se dignostica con un sencillo análisis de sangre que te realizará tu médico.

Es importante que preguntes al equipo de profesionales sanitarios de tu centro de salud por la prueba de la hepatitis C si te encuentras en alguna de las siguientes situaciones:

  • Recibiste alguna transfusión de sangre o transplante de órganos antes del año 1.992.
  • Tuviste una operación quirúrgica antes de 1.980.
  • Has consumido alguna vez drogas inyectadas o inhaladas compartiendo agujas u otro material de administración.
  • Te has hecho un tatuaje, un piercing o micropigmentación en un centro sin las debidas precauciones de seguridad.
  • Eres un hombre que tiene relaciones sexuales con otros hombres.
  • Eres una persona trabajadora sexual. Tienes antecedentes de internamiento en un centro penitenciario.
  • Si vives con el VIH (Virus de Inmunodeficiencia Humana) o estas afectado por el virus de la hepatitis B.
  • Si convives o eres pareja sexual de una persona con hepatitis C.

Prevención y factores de riesgo

Las medidas de prevención son:

  • No compartir artículos de uso personal que puedan haber estado en contacto con la sangre de otra persona, aunque sea en cantidades pequeñas, tales como: maquinillas de afeitar, cortauñas, cepillos de dientes, tijeras, etc.
  • Utilizar material de uso individual en la realización de tatuajes y perforaciones cutáneas (piercings).
  • No compartir jeringuillas ni otros utensilios para inyectar o esnifar (rulo) drogas.
  • Usar preservativo en las relaciones sexuales con riesgo de sangrado.
No existe un una vacuna contra el virus de la hepatitis C
prevención de la hepatitis c

Tratamientos y cuidados

Tratamientos de la hepatitis c

Actualmente existe un tratamiento muy efectivo que cura la hepatitis C.

Se toma por vía oral, es muy tolerable y tiene muy pocos efectos secundarios.

El tratamiento no repara los daños en el higado causados previamente por el virus, por eso el diagnóstico precoz es muy importante.

Además, una persona puede reinfectarse por el virus de la hepatitis C después de haberse curado, si continúa realizando prácticas de riesgo.

Preguntas frecuentes:

¿Qué es la hepatitis C?

Es una infección que afecta principalmente al hígado, produciendo su inflamación, y que es causada por el virus de la hepatitis C.

¿Cómo se transmite el virus de la hepatitis C?

Se transmite por contacto con sangre infectada. En la actualidad las nuevas infecciones se pueden producir al compartir utensilios, principalmente jeringuillas, al inyectarse drogas; si se mantienen relaciones sexuales no protegidas entre hombres que tienen sexo con hombres; también por realizarse tatuajes sin las debidas condiciones de asepsia, y por pinchazos accidentales en el caso del personal sanitario.

¿Qué ocurre en el organismo cuando una persona se infecta con el virus de la hepatitis C?

Entre el 15 y el 50% de las personas infectadas eliminan el virus de su organismo de forma espontánea, es decir sin necesidad de tratamiento. En el resto de los casos el virus produce una inflamación crónica del hígado, es decir se desarrolla una hepatitis C crónica.

De estos y estas pacientes:

  • Una gran parte nunca tendrá lesiones en el hígado.
  • Muchos desarrollaran sólo una afectación hepática pequeña o moderada, con o sin síntomas.
  • Uno de cada cinco desarrollará cirrosis en el plazo de 20 0 30 años, y una pequeña proporción de ellos evolucionará hasta el cáncer de hígado.

¿Existe una vacuna para la hepatitis C?

A diferencia de la hepatitis A y B, no existe una vacuna para protegerse frente a la hepatitis C.

¿Cómo se transmite el virus de la hepatitis C?

La convivencia con personas portadoras del virus de la hepatitis C no constituye un riesgo. No se transmite por contactos cotidianos (estornudar, abrazar, o besar), ni tampoco por compartir utensilios de uso común como vasos, cubiertos, toallas, sábanas o ropa de vestir.

Fecha de ltima modificacin: