Mtodos anticonceptivos

Métodos anticonceptivos

La anticoncepción o control de la natalidad engloba los diversos métodos utilizados para evitar un embarazo no deseado, aquel que se produce sin deseo o planificación previa.

Cualquier persona que tenga relaciones sexuales y no desee un embarazo, ha de utilizar métodos anticonceptivos como prevención.

Para ayudarte en la decisión de qué método es mejor para ti, y/o aclarar dudas sobre su manejo, dispones de las consultas de Matrona, Ginecología y Planificación Familiar de Osakidetza.

Métodos anticonceptivos

Efectos de los anticonceptivos

Efectos de los anticonceptivos

Además de evitar el embarazo, algunos producen efectos beneficiosos añadidos o pueden tener efectos adversos. Se realiza una valoración antes de su prescripción. En mujeres sanas el riesgo de aparición de efectos adversos es muy bajo.

Entre los efectos beneficiosos añadidos estaría, por ejemplo, que los métodos hormonales regulan la regla, disminuyen la cantidad de sangrado y el dolor, mejoran algunos síntomas de la etapa de la menopausia y reducen el riesgo de aparición de algunos cánceres ginecológicos, de colon y recto. Los dispositivos intrauterinos (DIUs) disminuyen el riesgo de cáncer de endometrio y de cuello de útero.

Eficacia de los anticonceptivos

La eficacia de cada método se mide por el Índice de Pearl, que cuantifica el número de embarazos que se han producido durante un año en 100 mujeres que han utilizado ese método. Cuanto menor es el índice de Pearl menor probabilidad de embarazo no deseado.

Para ello se miden dos parámetros:

  • Uso perfecto: el que se produce sin errores, olvidos ni otras complicaciones.
  • Uso real: el que se da en el día a día.
Método Uso perfecto Uso real
Sin método 85 85
Píldoras, parche y anillo vaginal 0,3 9
Implante 0,05 0,05
Inyección 0,2 6
DIU no hormonal 0,6 0,8
DIU hormonal 0,2 0,2
Preservativo masculino 2 18
Preservativo femenino 5 21
Esterilización femenina 0,5 0,5
Vasectomía 0,1 0,1
Métodos naturales 0,5 24
Lactancia materna 0,9 2

Tipos de anticonceptivos

Son dispositivos y/o fármacos que desprenden hormonas que inhiben la ovulación y, por tanto, impiden el embarazo. Son muy eficaces si se usan de forma correcta en cualquiera de las diferentes formas de administración utilizadas (oral, vaginal o a través de la piel). Necesitan consejo profesional para la elección del más adecuado. Consulta cómo actuar en caso de olvido, si vas a tomar otros medicamentos u otros problemas.

Estos métodos pueden ser:

  • Con dos tipos de hormonas: estrógenos + gestágenos.

    Son:

    • Píldora combinada: con varias posibilidades en cuanto a dosis y tipo de hormonas. Se toma todos los días a la misma hora, durante 21, 24 o 28 días.
    • Parche cutáneo: es un adhesivo pequeño que se pega sobre la piel y que va liberando hormonas que se absorben. Se usa uno por semana, durante tres semanas y la cuarta se descansa.
    • Anillo vaginal: es un aro elástico que se introduce en la vagina, como un tampón. Contiene hormonas que se van liberando y son absorbidas por la mucosa vaginal. Se usa tres semanas y la cuarta se descansa. Su principal ventaja, como en el parche, es que no nos obliga a una toma diaria, por lo que disminuye la posibilidad de olvido.

    Ofrecen una buena regulación de los sangrados mensuales.

    Link a ibotika:

  • Con un tipo de hormona: gestágenos.

    Son:

    • Pastilla: la conocida como “minipíldora”. Se toma todos los días a la misma hora, sin días de descanso. Tiene menos contraindicaciones y efectos secundarios que la anticoncepción combinada.
    • Anticonceptivo hormonal inyectable: se administra cada 12 semanas. Su principal característica es que suele desaparecer el sangrado mensual.

    Con estos métodos, por sus características, puede no haber un sangrado mensual regular, sin que esto afecte a la eficacia del método o sea un problema para la salud.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Son dispositivos que, una vez puestos, protegen del embarazo durante años. Son altamente efectivos y muy seguros para la salud de la mujer. Su uso resulta cómodo, ya que no tienes que preocuparte por el manejo.

Están indicados cuando no se desea el embarazo en los próximos 3-5 años y no quieres o no puedes estar pendiente de la utilización de un anticonceptivo. Su eficacia contra el embarazo es muy alta.

La colocación y extracción es realizada por personal sanitario.

Entre ellos están:

  • Implante subdérmico: es una pequeña varilla que libera una hormona (gestágeno). Se coloca en el antebrazo, bajo la piel, mediante una mínima incisión indolora y tiene una duración de 3 años.

  • Dispositivo intrauterino (DIU): es un pequeño objeto, generalmente en forma de T, que se coloca dentro del útero. Hay dos tipos:

    • DIU de cobre, que inhibe la fecundación e impide la anidación. Duración entre 4 y 6 años.
    • DIU hormonal que libera gestágeno, que dificulta la anidación y espesa mucho el moco cervical impidiendo el paso del esperma. Duración entre 3 y 5 años.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Impiden la entrada del esperma al útero, evitando la unión del óvulo y el espermatozoide.

  • Preservativo: es una funda fina y elástica, generalmente de látex (aunque también puede ser de poliuretano) que se coloca sobre el pene en erección antes de la penetración. Impide el paso de los espermatozoides. Es de un solo uso y por tanto no debe ser reutilizado. Es preciso usarlo de manera correcta y sistemática en cada relación sexual desde el inicio. Debe retirarse antes de perder la erección y comprobar, tras su uso, que no se ha roto.

Es el método más eficaz en la prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS)

  • Preservativo interno: es una funda generalmente de poliuretano con dos extremos, uno cerrado y otro abierto, cada uno con un anillo flexible. El anillo situado en el extremo cerrado se coloca dentro de la vagina tapando el cuello del útero, y el otro, que es más grande queda fuera y cubre la vulva. Impide el paso de los espermatozoides al interior del útero. Es de un solo uso y por tanto no debe ser reutilizado. Es preciso usarlo de manera correcta y sistemática en cada relación sexual desde el inicio.

Es un método eficaz en la prevención de ITS y puede también usarse en las penetraciones anales retirando el anillo del extremo cerrado.

Es un método con una alta eficacia siempre que se cumplan estas tres condiciones: parto hace menos de 6 meses, mantener tomas frecuentes tanto de día como de noche y que no se haya menstruado desde el parto. En caso de fallar alguna de ellas el riesgo será alto, por lo que será necesario utilizar otro método anticonceptivo para evitar el embarazo.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Se basan en la predicción de los días de mayor fertilidad de la mujer para protegerse o abstenerse de tener relaciones sexuales con coito durante esos días. Necesitan unos meses de observación previa y su eficacia está influida por las características del ciclo menstrual.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Mediante una intervención quirúrgica, se interrumpe el lugar de paso de los óvulos en las mujeres y de los espermatozoides en los hombres, con lo que se evita que se produzca el embarazo.

En la mujer, se extirpan las trompas de Falopio (salpinguectomía), que es el lugar de paso del óvulo desde los ovarios al útero. En el hombre, se realiza el corte de los conductos deferentes (vasectomía), por donde van los espermatozoides desde los testículos a la uretra.

Aunque, en el caso de la vasectomía, haya posibilidades de reversión y recuperación de la fertilidad, hay que pensar en estos métodos como definitivos ya que no existen garantías de resultado.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

El uso de la anticoncepción post coital se recomienda únicamente como medida de urgencia y no como método anticonceptivo habitual ya que su eficacia es mucho más baja que los anticonceptivos normales.

La píldora anticonceptiva de urgencia (PAU) o píldora de emergencia (PE) es un método hormonal que se utiliza para evitar el embarazo en casos inesperados en los que no se ha utilizado ningún anticonceptivo o se ha utilizado mal (un olvido en la toma o un fallo del anticonceptivo como una rotura del preservativo).

Existen dos tipos:

  • La "píldora del día después" (levonorgestrel), que debe tomarse lo antes posible después de haber tenido una relación de riesgo y como máximo antes de tres días.
  • La "píldora de los cinco días después" (acetato de ulipristal), que puede tomarse dentro de los cinco días siguientes al coito de riesgo.

Es importante realizar la toma lo antes posible tras el coito de riesgo.

En la actualidad, pueden adquirirse en farmacias sin necesidad de receta médica.

Dentro de la anticoncepción de urgencia además de las píldoras postcoitales existe otro método consistente en la inserción de un DIU de cobre en los 5 días siguientes al coito de riesgo.

Enlace a ibotika:

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Son sustancias químicas que se introducen en la vagina antes del coito (en forma de óvulos vaginales, cremas o esponjas vaginales) con la función de destruir los espermatozoides.

No se recomienda su uso como único método anticonceptivo ya que su eficacia es muy baja. Se asocian con el diafragma o capuchón cervical.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Consiste en que el hombre retire el pene de la vagina de la mujer justo antes de la eyaculación. Es una práctica con un riesgo muy alto de embarazo, ya que previo a la eyaculación se segrega líquido preseminal que puede contener espermatozoides suficientes para producir un embarazo. Además, exige un control exhaustivo para retirarse a tiempo.

No protegen frente a infecciones de transmisión sexual

Fecha de ltima modificacin: