Ictus. Recomendaciones

De vuelta a casa con discapacidad

Es muy importante que el/la cuidador no sobreproteja al/la paciente y que le ayude sólo en aquello que el/la paciente no pueda hacer. En la medida que el/la paciente se implique más en la realización de las actividades básicas de la vida diaria, mayor será su autonomía personal.

Recomendaciones

El aseo personal debe realizarse a diario. Mantener una adecuada higiene de la piel es importante especialmente en aquellas personas que presentan incontinencia urinaria o fecal. El/la paciente puede no ser capaz de controlar esfínteres, aunque en la mayor parte de los casos este problema suele ser transitorio.

Es importante recordar que el baño es uno de los lugares de la casa donde ocurren más caídas en domicilio.

Recomendaciones:

  • Limpiar los dientes tras cada comida.
  • Lo ideal para la piel es no utilizar pañales si el/la paciente es continente.
  • Secar bien la piel sobre todo en los pliegues y entre los dedos de los pies.
  • Aplicar crema hidratante tras secado.
  • No abusar de las aguas de colonia ya que resecan la piel.
  • Para el afeitado es más seguro usar maquinilla eléctrica.
  • Antes de cortar las uñas, poner los pies a remojo (visitas periódicas al podólogo).

En los/as pacientes con escasa movilidad se debe prestar especial consideración a la posición en la cama, para la prevención de escaras. Se realizarán cambios posturales de forma alternativa, boca arriba y de uno y otro lado cada 3-4 horas.

Se prestará especial atención a aquellas zonas de la piel más propensas a la aparición de escaras, que son las zonas de apoyo (sacro, caderas, talones, codos, etc.). Se recomienda realizarse masajes de forma circular en todo el cuerpo con crema hidratante. Y suelen ser útiles los colchones antiescaras.

Para prevenir la rigidez articular se moverán todas las articulaciones de las extremidades del lado afecto varias veces cada día, ya sea por el/la propio/a paciente o con la ayuda de un familiar.

Si el/la paciente no precisa silla de ruedas es mejor utilizar sillas altas, siempre que le permitan apoyar ambos pies en el suelo y tengan reposabrazos y respaldo firme. Es más fácil levantarse de una silla que permita apoyar los talones para incorporarse y hacer fuerza con las manos en los reposabrazos.

Una adecuada postura de la extremidad superior afectada es importante para prevenir complicaciones relativamente frecuentes como la aparición del hombro doloroso. Tener siempre presente que hay que "mimar" la extremidad afectada evitando tirones y maniobras traumáticas.

Para prevenir el hombro doloroso es necesario realizar movilizaciones periódicas de la articulación y evitar, en caso de que la extremidad superior no tenga actividad muscular, que el brazo esté colgando. Es importante tener el antebrazo apoyado en alguna superficie como una almohada y con la mano abierta y ligeramente elevada cuando el/la paciente esté sentado. Si el dolor es importante deberá consultar con su médico/a para un correcto diagnóstico y tratamiento.


Posturas adecuadas en la cama en caso de hemiplejia:

Tumbado boca arriba

Cuando esté tumbado/a boca arriba, colocaremos una almohada bajo el brazo, incluyendo el hombro, con la extremidad superior en ligera separación, codo extendido y palma de la mano abierta.


Tumbado de lado sobre el lado sano

Cuando esté tumbado/a de lado sobre el lado sano, coloque una almohada doblada por delante, de forma que el brazo afectado abrace a ésta.


Tumbado del lado afectado

Cuando esté tumbado/a del lado afectado, procure colocar la extremidad extendida como en la foto, con la paletilla apoyada sobre la almohada. En caso de tener dolor en el hombro, evite tumbarse sobre este lado.


Si el/la paciente utiliza silla de ruedas, las transferencias se refieren al paso de la cama a la silla de ruedas, o de la silla de ruedas al WC y a la inversa (ver vídeos). Para realizarlas con más seguridad, las superficies deben estar a la misma altura y muy próximas entre sí:

  • La cama debe estar a una altura adecuada, para facilitar el traslado a la silla de ruedas. Siempre que sea posible colocaremos una cama regulable en altura para facilitar la transferencia a la silla de ruedas. Generalmente la altura del asiento de la silla está a 50 cm.
  • Entre la cama y la pared es conveniente que exista un espacio de por lo menos 80 cm (óptimo 100 cm) para realizar las transferencias.

Si el/la paciente necesita ayuda de otra persona para realizar la transferencia, es recomendable para el/la cuidador/a:

  • Mientras movilice al/la paciente, concéntrese en la actividad; tómese su tiempo.
  • Evite movimientos bruscos.
  • Coloque al/la paciente lo más cerca posible de usted, así no sobrecarga su espalda.
  • No tire del/a paciente, haga contrapeso con su cuerpo.
  • Coloque sus pies separados y las rodillas semiflexionadas para aumentar el equilibrio.
  • En los giros, mueva las piernas y no la cintura.
  • Siempre que sea posible, mantenga la columna recta.

Es conveniente potenciar la autonomía de la persona y por tanto, se facilitará que el/la paciente pueda vestirse solo/a, y solo se le ayudará en lo que no pueda realizar. Algunas de estas recomendaciones pueden serle útiles:

  • Disponer toda la ropa de una forma ordenada y colocada según el orden de uso, para vestirse más fácilmente.
  • Empezar a vestirse primero por la extremidad afectada y desvestirse al revés: primero retirar la ropa del brazo y la pierna sanos.
  • Al principio, es mejor utilizar prendas de vestir prácticas y holgadas, como ropa deportiva: con cintas elásticas en la cintura, velcro…
  • Para vestirse y desvestirse es mejor que la persona esté sentada. Por si fuera necesario sujetar al/la paciente, ya sea para evitar una caída o para ayudarle/la en un desplazamiento.
  • La ropa debe ser cómoda y, a ser posible, ajustada, para evitar tropiezos o enganches fáciles.
  • Los zapatos deben ser cómodos y cerrados, para que el pie esté bien sujeto y provistos de suelas antideslizantes o rugosas.
  • Usar calzadores de mango largo puede facilitar ponerse los zapatos.

Alrededor de una cuarta parte de los/as pacientes que han sufrido un ictus presentan diferentes grados de dificultad para comunicarse o afasia.

Es muy importante que el/la paciente tras el ictus utilice de nuevo sus gafas, audífonos y dentadura postiza si precisa.

¿Qué no se debe hacer?

  • Hablarle deprisa.
  • Hablar en ambiente ruidoso, o varias personas a la vez.
  • Hablar a gritos o en tono de enfado.
  • Actuar como si le hubiéramos entendido.
  • Hablar del/la paciente como si no estuviera presente.
  • Tratar al/la paciente de forma autoritaria o como si fuera un/a niño/a.
  • Aislarle/la, no mantener las amistades, y las actividades de recreo.
  • Marcarle objetivos que superen sus capacidades reales.
  • Agotar al/la paciente con ejercicios de comunicación excesivamente prolongados.
  • Confundir el problema del lenguaje con una demencia. El problema reside en la capacidad para comunicarse no en su inteligencia.

¿Cómo hablarle?

  • Lentamente y vocalizando bien.
  • Usar frases sencillas, cortas y claras, y que digan una sola idea.
  • Cara a cara.
  • Acompañar las frases con gestos simples.
  • Señalar los objetos que se nombran o imitar acciones con mímica.
  • Reconocer todo esfuerzo por comunicarse, aun cuando cometa errores.
  • A veces la aprobación sólo se puede transmitir con un apretón de manos o una caricia.
  • Usar expresiones y palabras que resulten familiares al/la paciente.
  • Hacer preguntas con pocas opciones de respuesta o que sólo requieran contestar sí o no.
  • Es preferible ayudar al/la paciente a decir lo que quiere que intentar adivinarlo.
  • Decirle la primera letra puede facilitar que pronuncie la palabra completa.
  • Cantar canciones conocidas, contar números.
  • Enumerar los meses o los días de la semana, etc.
  • Mantener una conversación, hojear revistas con fotos y comentarios explicativos.
  • Comentar fotos de familiares y lugares conocidos.
  • Hacer ejercicios con los órganos de la cara y boca (labios, lengua, mandíbula): besos, silbar, sonreír, soplar, etc.

Más de la mitad de los/as pacientes presentan dificultad para deglutir alimentos y líquidos durante los primeros días tras el ictus, lo que se denomina disfagia, que habitualmente se resuelve durante las primeras semanas. Sin embargo, hasta en un 15% aproximadamente puede persistir esta disfagia como secuela.

Recomendaciones:

  • ¡Nunca coma tumbado!
  • Colóquese sentado cómodo, con la espalda recta (si está en la cama, la incorporaremos a 80º - 90º).
  • Evite echar para atrás la cabeza al tragar. Es preferible mirar hacia el suelo mientras se traga.
  • No se acueste inmediatamente después de las comidas (espere al menos 30 min.)
  • No coma si está con sueño o muy cansado, mejor esperar. Para comer con seguridad hay que estar bien despierto e incorporado.
  • Tome cantidades pequeñas (mejor comer con cucharilla). Evite la utilización de pajitas para tomar líquidos.
  • Espere a que la boca esté vacía antes de la siguiente cucharadilla.
  • No hable mientras coma.
  • Coma por el lado sano.
  • Presente la comida en la forma más atractiva posible, evitando la monotonía de la dieta. Las comidas frías y las de sabor ácido estimulan las ganas de comer.
  • Límpiese los dientes después de cada comida.
  • Tenga paciencia. Disponga de tiempo para comer, nunca con prisas.
  • Busque un entorno tranquilo. Evite cosas que puedan distraer, p.e. la televisión.
  • Si cuando bebe o come se suele atragantar o le origina tos, consúltelo con su médico/a. Puede que necesite modificar la consistencia de los líquidos añadiendo espesantes o modificar la consistencia de la comida. Es decir, triturar los alimentos sólidos (carne, pescado, huevos) con los primeros platos haciendo un puré, poco a poco, ir cambiando la textura de los alimentos conforme el/la enfermo/a vaya mejorando.
  • Si se atraganta, no forzarlo a seguir comiendo, y consultar al/la médico/a si observamos dificultad respiratoria.

Alimentos a evitar:

  • Grumos, huesecillos, espinas, pieles.
  • Alimentos fibrosos o con hebras: piña, espárragos, hojas duras de lechuga.
  • Alimentos pegajosos: quesitos, plátano, caramelos masticables o de toffe.
  • Alimentos duros: frutos secos, pan de cereales.
  • Alimentos secos o que se desmenuzan: magdalenas, pan tostado, galletas tipo María, patatas tipo Chips, corteza de pan.
  • Alimentos que desprenden agua o zumo al morderse o aplastarse: naranjas.
  • Dobles texturas: sopa de pasta, leche con pan o muesli, etc.
  • Los purés deben tener una textura homogénea que debe adaptarse a cada enfermo/a. Se recomienda hacerlos con batidora.

Libro recetas pacientes con disfagia

Si el/la paciente no puede alimentarse por vía oral es probable precise una sonda nasogástrica. En este caso es recomendable:

  • La persona debe estar sentada o semisentada cuando está pasando la alimentación.
  • Si la sonda se obstruye intentar desobstruirla con agua templada o refresco de cola. Si no se consigue, acudir al centro de salud.
  • Mantener el tapón de la sonda cerrado cuando no se use.
  • La sujeción de la sonda a la nariz debe cambiarse con frecuencia. Se debe marcar la sonda a nivel de la nariz para controlar si se sale.
  • No olvidar que la higiene bucal es importante.
  • Limpiar los orificios nasales a diario y apoyar la sonda cada día en un lugar distinto de la nariz para evitar llagas.

En los/as pacientes con gastrostomía se debe limpiar a diario la piel alrededor de la sonda, la sonda, y las conexiones con agua y jabón. Es conveniente poner unas gasas y tapar con un esparadrapo suave, y cambiar diariamente el esparadrapo y el lugar de sujeción de la sonda.

Es importante que el/la paciente exprese cómo se siente. No es necesario, ni se debe, recibir tratamiento para prevenir la depresión, pero si un bajo estado anímico se mantiene conviene sea valorado por su médico/a, quien pautará tratamiento antidepresivo, si lo considera conveniente.

Los problemas cognitivos (de atención, comprensión, memoria…) que pueden presentarse tras un ictus pueden mejorar con el tiempo, pero si se mantienen o empeoran, es conveniente consultar con su médico/a de atención primaria o neurólogo/a.

¿Cómo podemos ayudarle/la?

  • Colóquese del lado del cuerpo que el/la paciente tenga afectado para estimularlo, haciendo descansos para no fatigarle/la.
  • Utilice reloj y calendario.
  • Póngale la radio, la televisión, léale el periódico.
  • Hágale/la partícipe de conversaciones.
  • Ponga la música que le gusta.
  • Utilice álbumes de fotos para que señale, nombre o simplemente reaccione ante la imagen de familiares y amigos/as.
  • Realice actividades manuales con el/la paciente: puzzles sencillos, montar/desmontar aparatos, pintar y escribir.
  • Utilice juegos de mesa.

Es habitual que se necesite adaptar la casa a las necesidades de la persona con discapacidad tras el ictus, especialmente si precisa silla de ruedas. Estas adaptaciones se recomiendan para mejorar su confort y seguridad.

Recomendaciones generales para la casa:

  • Elimine del suelo todo lo que pueda causar una caída o golpe (cables sueltos o pequeños objetos y muebles auxiliares poco estables).
  • Retire las alfombras del suelo, para evitar tropiezos.
  • Evite encerar los suelos y aplicar productos de limpieza que hagan la superficie deslizante.
  • En pacientes cuyos miembros superiores son funcionales, puede ser muy útil la colocación de un trapecio o triángulo, para facilitar la movilidad en la cama.
  • Existen camas especiales eléctricas que se manejan con un pequeño dispositivo y permiten regular la altura, elevar la cabecera o los pies según las necesidades.
  • Puertas suficientemente anchas (como mínimo de 80 cms) y fáciles de abrir (preferible que sean abatibles hacia el exterior, con un ángulo de apertura no inferior a 90º) en caso de precisar silla de ruedas.
  • Teléfono cerca. Acuérdese del número 112, si ocurriese alguna emergencia. 

En ocasiones, hay que modificar el entorno del baño y convertirlo en un lugar seguro. La colocación de barras suele ser de gran ayuda, pues le permitirá incorporarse de la silla de ruedas y después, a sujetarse para sentarse en el WC. Si utiliza silla de ruedas el lavamanos no deberá tener pedestal para que pueda acercarse frontalmente.

  • Instalar barandillas alrededor de la bañera y WC.
  • Si la persona no puede mantenerse de pie de una forma segura, es mejor poner una silla de plástico dentro de la ducha. 
  • Para entrar en la bañera, utilizar una tabla para hacer la transferencia sentado/a.
  • Poner suelo antideslizante dentro de la bañera o ducha.
  • Al salir de la bañera, usar una alfombra de baño o una toalla gruesa para evitar resbalar al salir.

Es muy importante mantener el círculo de relaciones familiares y sociales que tenía previo al ictus. No se aísle, comparta con algún otro familiar o persona la atención al/la paciente que atiende, y pida ayuda si es necesario.

Si usted es cuidadora o cuidador a veces tendrá que decir "¡Alto! Necesito tiempo para mí". Mantener las relaciones sociales ayuda a mantener el estado anímico y a sobrellevar la sobrecarga que puede suponer el atender a su familiar dependiente.

Intente coger el hábito de realizar ejercicio físico, como puede ser salir a andar a buen ritmo, esto le hará sentirse mejor.

Contacte con el/la trabajador/a social de su zona, que le informará de posibles ayudas. También es recomendable participar en asociaciones de pacientes y familiares. Éstas desempeñan un papel muy importante en la provisión de soporte, información y consejos a los/as pacientes y a sus cuidadores/as.

Fecha de ltima modificacin: